Jóvenes en Nicaragua no piensan dejar de protestar

  • Miles de opositores de Daniel Ortega salieron a las calles el pasado sábado a protestar en contra el mandatario. FOTO afp
    Miles de opositores de Daniel Ortega salieron a las calles el pasado sábado a protestar en contra el mandatario. FOTO afp
Por efe | Publicado el 23 de julio de 2018
en definitiva

Tres meses cumplen las protestas sociales en Nicaragua que ya dejan más de 270 muertos. Estudiantes afirman que seguirán en la lucha contra el gobierno de Daniel Ortega.

“Nosotros pensamos seguir tomando las calles porque nos pertenecen, y seguiremos luchando para que los crímenes cometidos por el Gobierno de Daniel Ortega no queden impunes”, dijo en una entrevista una estudiante identificada como Gina, quien reconoció que la “represión obligó a cambiar la forma de luchar, pero no a abandonar”.

Gina, sin poder reprimir el llanto, explicó que los jóvenes no se van “a cruzar de brazos mientras matan a nuestros amigos, a nuestros hermanos”, por lo que consideró que “sería injusto que la gente abandonase tan noble lucha”.

Reconoció que “el aumento de la represión y la política del miedo de Ortega, hacen que mucha gente no se atreva a salir de sus casas”, pero se mostró convencida de que “será algo momentáneo”, porque “los nicaragüenses son gente valiente y volverán a salir en masa a exigir la libertad de una nación noble que no se merece lo que está viviendo”.

La estudiante, quien asistió a una manifestación popular para pedir la dimisión del mandatario y el cese de la violencia contra las personas que están en desacuerdo con la gestión del presidente, señaló que “la represión se endureció, pero el Gobierno ya empezó a reprimirnos el mismo 18 de abril por expresarnos libremente”.

“Llevamos más de tres meses bajo una fuerte represión, pero aquí seguimos, nos levantamos varias veces y lo seguiremos haciendo para exigir nuestros derechos, así que no nos callarán”, insistió.

Recordó que el Gobierno decidió “aplicar unas reformas que afectaban a los más pobres, que estaban golpeando a los ancianos y no podíamos quedarnos ahí, callados sin hacer nada. No podemos permitir que se siga aplicando una política destructiva”.

No obstante, aseguró que los activistas planean “otras formas de lucha”, con el objetivo de “evitar más muertes y más sangre, más secuestros, más tortura y sufrimiento”.

Aseguró que los estudiantes valoran si levantar o no más barricadas, ya que fue, según Gina, en los lugares donde se ubicaban estas, “donde más gente mataron, porque sabían que allí siempre encontrarían a alguien a quien dispararle”.

“No queremos seguir perdiendo vidas, solo queremos una lucha justa con protestas pacíficas, sin más muertes, es muy duro seguir así, viendo con tanto dolor como se pierden vidas humanas y se rompen familias”, precisó la joven.

“Ya van más de 360 muertos”, detalló, “y nosotros no vamos a callar, no nos podemos callar hasta que se haga justicia y los culpables paguen por lo que hicieron”.

En opinión de Gina, Ortega “intenta aplicar la política del miedo, pero está acorralado, tiene presión internacional por todos lados y ese es nuestro apoyo y aliento para continuar, pese a que él les dice a los suyos que ha ganado”.

Nadie gana

Según diferentes datos de organizaciones de derechos humanos, desde el pasado 18 de abril, cuando empezaron las protestas por la gestión del Ejecutivo, entre 277 y 351 personas murieron a manos de las “fuerzas combinadas” del Gobierno, formadas por policías, parapolicías, paramilitares y antimotines.

La esposa de Ortega y vicepresidenta, Rosario Murillo, proclamó el miércoles la “victoria sobre esas fuerzas tenebrosas”, en referencia a los manifestantes antigubernamentales que, según el Ejecutivo, intentan derrocar al Gobierno que preside su esposo.

Para Gina, estas afirmaciones “no son más que consignas falsas con las que pretenden dar al pueblo una imagen irreal, porque un país que ha perdido a 351 personas en tres meses, no puede hablar de victoria. Con eso perdemos todos, nadie gana”.

El Gobierno tomó el martes el control de Masaya a través de la denominada “Operación Limpieza”, consistente en una ofensiva de las “fuerzas combinadas” y trabajadores del Estado, para remover bloqueos de caminos y barricadas. Masaya, que ahora el Gobierno considera “limpia”, era el último gran bastión que se mantenía en pie contra el Gobierno sandinista.

Las protestas contra Ortega se iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Contexto de la Noticia

Polémica Iglesia define si sigue en diálogo

El Episcopado de Nicaragua se reunirá con el fin de analizar su permanencia en el diálogo nacional para resolver la crisis local, luego de que el presidente Daniel Ortega los acusó de pertenecer a un plan para darle un golpe de Estado. “Va a ser uno de los temas que vamos a abordar”, dijo el cardenal Leopoldo Brenes. El jueves pasado, durante la celebración del aniversario 39 de la revolución de Nicaragua, Ortega afirmó que los obispos “se descalificaron como mediadores y testigos” del diálogo, al pedirle que adelantara para marzo de 2019 las elecciones de 2021, como la manera de superar una crisis.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección