La búsqueda de los héroes colombianos perdidos en Corea

  • FOTOS CORTESÍA Gilberto Díaz
    FOTOS CORTESÍA Gilberto Díaz
Ricardo Monsalve Gaviria | Publicado el 23 de agosto de 2018

Comenzaba la última semana de marzo de 1953. La guerra de Corea ya cruzaba por su tercer y último año, los hombres que hacían parte del Batallón Colombia, presente en ese lejano conflicto bélico, ya gozaban de fama de soldados valientes y llenos de coraje y determinación. Los precedían éxitos en varias misiones famosas de esa guerra como las Operaciones Nomad y Climber, vitales para hacer retroceder las tropas chinas, que junto a Corea del Norte y la Unión Soviética, hacían parte del enemigo.

Para el 23 de marzo, a varias compañías colombianas se les dio la orden de defender la línea en un sector conocido como Monte Calvo. “Llegamos con el pecho inflado, muy confiados de nuestras capacidades, teníamos a los mejores hombres”, recuerda el sargento mayor de la reserva activa, Gilberto Díaz Velasco.

Sin embargo, la crueldad de la guerra golpeó con fuerza a todas las unidades en ese terreno. Estadounidenses y colombianos fueron atacados sin piedad por la artillería china que, reforzada con oleadas y oleadas de soldados, comenzaron a tomar las posiciones que eran defendidas por los aliados.

Este veterano, que combatió en Corea con tan solo 18 años y que aparte de su fusil nunca lo desamparó su cámara de fotos con la que logró retratar, con más de 300 fotografías, su paso por ese conflicto armado, vivió una de sus noches más largas en ese monte, a miles de kilómetros de su país natal. “El ataque comenzó apenas llegó la noche, de la nada teníamos una lluvia de balas y cohetes encima, nos empezamos a defender con todo lo que teníamos”.

Según el sargento, “ya al otro día, los integrantes de la compañía ‘C’, que era a la que yo pertenecía, seguíamos luchando, hasta que en la tarde llegó un relevo estadounidense, nos replegamos y cuando el coronel Alberto Ruiz Novoa, quien era nuestro comandante, hizo el conteo, casi se enloquece porque le faltaban más de la mitad de sus hombres. Fue una noche muy dura. Yo por ejemplo, no volví a saber de mi sargento primero Garzón (Nicolás), nuestro líder de compañía, y en medio de tantas explosiones lo dejé de ver. Nunca más supe lo qué pasó con él”.

Muy cerca de la compañía “C”, estaban los hombres de la “B”, y entre ellos el enfermero de combate Pedro Hernando Vergara, quien, al igual que el sargento Díaz Velasco, perdió muchos compañeros en el Monte Calvo, en especial a su gran amigo Horacio Echavarría Restrepo, de Medellín, de quien no se volvió a saber absolutamente nada.

“Yo me estaba moviendo por una zanja, era poco lo que se podía ver. Lo único que se escuchaban eran los zumbidos de las balas y las explosiones de los morteros, cuando sentí que pisé a alguien. Era Horacio, estaba herido en su cara y no podía caminar, lo vendé y lo arrastré hasta un búnker”, relata Pedro.

La edificación, donde pensaron que iban a estar protegidos, fue impactada por una granada de artillería. Lo que recuerda el enfermero Pedro Vergara es que logró salir herido, pero de Horacio y otros soldados que estaban adentro no volvió a tener noticias.

“A mí me evacuaron para un hospital, allí estuve un mes y cuando me recuperé me di cuenta de la lista de desaparecidos que dejó la batalla del Monte Calvo y entre los nombres estaba el de Horacio. Mi amigo quedó ahí y nadie sabe cómo murió, lo que sí sé es que no paró de luchar, como todos nosotros”.

En ese monte ubicado en territorio norcoreano (ver mapa), tras poco más de tres días de feroces enfrentamientos, 246 héroes colombianos quedaron fuera de combate, 159 de ellos por heridas, 87 perdieron de la vida, aunque de ese número solo se pudieron recuperar 18 cuerpos, los 69 restantes nunca regresaron al país.

65 años después...

La ventana se abrió. Los acercamientos entre los presidentes de EE. UU., Donald Trump y Corea del Norte, Kim Jong-un, no solo dieron resultados en temas relacionados con la carrera armamentista y nuclear o políticos, también se logró que el país asiático devolviera los restos de 55 soldados estadounidenses que murieron durante la guerra.

Días antes de entregar su gobierno, el ahora expresidente Juan Manuel Santos vio una oportunidad en ese gesto y aprovechó para iniciar contactos que permitan recuperar a los 69 militares nacionales que murieron en esa guerra y cuyos cuerpos nunca fueron enviados al país.

“Fueron más de 60 los soldados que cayeron en Corea y que no aparecieron nunca. Vamos a iniciar un proceso de búsqueda de todos y cada uno de ellos y le pediremos a Corea del Norte directamente que haga ese gesto con Colombia”, afirmó Santos, en medio de un acto en el Fuerte Militar de Tolemaida, una semana antes de entregar su mandato. A pesar de la intención del anterior Gobierno, la tarea de recuperar esos restos comienza de cero.

Integrantes del Batallón Colombia durante una parada militar en Corea del Sur
Integrantes del Batallón Colombia durante una parada militar en Corea del Sur

Aunque en la Asociación de Veteranos de Corea, que tiene sede en Bogotá, cuenta con la identificación de los 69 compañeros que nunca regresaron de esa guerra, admiten que no se tiene ningún contacto con sus familias. Sin embargo, Epifanio Rodríguez Núñez, veterano de dicha confrontación armada y presidente de la asociación, afirma que ya están recopilando toda la información para suministrarla al Ministerio de Defensa.

“Nosotros tenemos la lista de los desaparecidos con sus placas de identificación que probablemente ayude a identificar los restos”, agregó Epifanio.

El expresidente Santos había encomendado la tarea de gestionar con Naciones Unidas el retorno de los restos al general Alberto José Mejía, comandante de las Fuerzas Militares, quien le aseguró a EL COLOMBIANO que se iniciarán todas las coordinaciones pertinentes y que cuando se tenga total claridad con el tema, se dará a conocer la información.

Mientras esto ocurre, los cerca de 700 veteranos de Corea que aún viven, según datos del Ministerio de Defensa, además de las familias de los 69 desaparecidos, esperan con una nueva esperanza despedir como se merece a sus seres queridos, a esos héroes que dieron sus vidas por un conflicto que poco o nada tuvo que ver con Colombia, pero que como dicen varios veteranos, entre ellos el sargento mayor de la reserva activa, Gilberto Díaz Velasco, dejó el nombre del país por lo alto.

“Infortunadamente las batallas que realmente perdimos fueron con nuestro propio Estado que por décadas nos ha tenido en el abandono y solo hasta hace unos años se están acordando de lo que hicimos”, concluyó.

Los héroes colombianos que no regresaron:

SOLDADOS: Castellanos Calixto Francisco · Correa Restrepo Luis Héctor · Guzmán Benjamín Alirio · Martínez Efraín Alberto · Melgarejo P. Guillermo · Munar Barrera Héctor Julio · Silva Rodríguez José Alfonso · Solano Mesa Juan · Álvarez G. Danilo · Ángel F. José A. · Barbosa T. Epaminondas · Bedoya T. Arcadio · Bejarano B. Lisandro · Beltrán G. Juan A. · Buitrago Roncancio Pedro I. · Delgado Sarmiento Silvio · Díaz B. Pedro Pablo · Echavarría Restrepo Horacio · Estupiñán Lorenzo H. · Flores Roncancio José A. · Fonseca Víctor Manuel · Galindo A. Gabriel · Garizábalo Rosado Luis A. · Henao L. Mario De J. · Hernández Salazar Eusebio · Ladino Franco Manuel · Mahecha Gutiérrez Jesús María · Marulanda Ramón Antonio · Matoma Marcelo · Mesa A. Juvenal · Mogollón B. Alfonso · Montañez S. Rafael A. · Muñoz C. Gildardo · Muñoz Luis Enrique · Murcia Saúl · Niebles N. Nicolás Rafael · Olaya V. Alfredo · Osejo Tomás A. · Pérez G. Miguel · Pérez Ojeda Antonio José · Poveda C. Florentino · Prado S. óscar · Rico B. Manuel Salvador · Rodríguez b. Juan de los Ríos · Rojas Gómez Fabio · Sutaneme Juan de J. · Tobio José M. · Villamizar Sandoval Federico · Zapata H. Carlos E.

Cabos 1°: Barón Reyes Domingo · Cobo Solarte Mario · Echeverry Bermúdez Camilo · Leguízamon M. José Teodoro · López Valencia Gabriel Ángel · Manrique Maldonado Marco A. · Peña Sánchez Carlos · González Varela Ernesto · Herrera Villalobos Jorge · Mora de Castro Lázaro · Narváez M. José J. · Rojas Robles Luis A. · Urueña R. Neftalí · Londoño M. Luis Bernardo · Manrique José M. · Roa Aguirre Neftalí.

Cabos 2°: Sierra S. Miguel.

Subteniente: Bernal Vaquero Luis Alejandro.

Sargentos 2°: Garzón V. Nicolás · Osorio Salazar Azael.

El sargento Gilberto Díaz posa en un vehículo blindado de artillería del Ejército de Estados Unidos.
El sargento Gilberto Díaz posa en un vehículo blindado de artillería del Ejército de Estados Unidos.

Contexto de la Noticia

ORIGEN La llegada del batallón Colombia a Corea

Tras estallar la guerra en Corea, Estados Unidos y sus aliados desembarcaron tropas en Corea del Sur para recuperar el territorio invadido por Corea del Norte. Todos los países de Sudamérica se declararon en apoyo de Estados Unidos, sin embargo, Colombia fue el único que decidió enviar un batallón de infantería y tres fragatas de la Armada Nacional. El 15 julio de 1951 el Batallón Colombia desembarca en la bahía de Busan (Corea del Sur). En los primeros días las tropas nacionales se dedicaron a tareas de patrullaje y espionaje, sin embargo en octubre del mismo año participaron en la operación Nomad, un asalto en el que fue un éxito. Después de esto, los colombianos fueron enviados a la linea de combate donde libraron duras batallas hasta 1953.

Ricardo Monsalve Gaviria

Periodista. Magíster en Comunicación de la Defensa y los Conflictos Armados de la Universidad Complutense de Madrid

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección