Trump mostró su cara amable en discurso anual

  • FOTO AFP
    FOTO AFP
Por daniel armirola r. | Publicado el 31 de enero de 2018
Infografía
Trump mostró su cara amable en discurso anual
38%

de los estadounidenses aprueba la gestión de Trump, según Gallup.

en definitiva

Los puntos altos y bajos de Trump en el discurso más importante de lo que va de su gobierno, alardeando logros, pero apelando a mayor moderación, evidencian lo que será su 2018.

Desde bien temprano, medios estadounidenses, tanto liberales como conservadores, tenían claro que en el crucial discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente Donald Trump se comportaría como un verdadero estadista al intentar hablarle a todos los ciudadanos, y no solo a los sectores radicales y descontentos que lo llevaron al máximo cargo.

Efectivamente, en la alocución que pronunció ayer ante un abarrotado Congreso en Washington y que fue televisada a todo el mundo, el mandatario de la potencia intentó mostrar una cara más moderada, apenas pocas semanas después de que cumpliera su primer año en la Casa Blanca.

En esa faceta “matizada” abundaron las referencias a una economía que en distintos ámbitos no solo se ha recuperado sino que muestra franco fortalecimiento.

Para Felipe Buitrago, politólogo y docente de la Universidad de Antioquia, era previsible que el magnate esgrimiera de nuevo esa bandera: “ese ha sido el caballo de batalla de Trump para mostrar que Estados Unidos no había tenido récords tan importantes en su bolsa de valores bajo el gobierno demócrata. Eso además de bajar el desempleo al 4 %, y de tener la economía creciendo a más del 3 %. Su mensaje es que con proteccionismo hay muchos beneficios”.

En esa alusión a los logros económicos hubo por supuesto referencias a la reforma tributaria, hecho que también esperaba Patricio Navia, docente de política internacional de la Universidad de Nueva York (NYU).

“ Esa reforma fue un gran éxito político para él y los republicanos, algo que antecedió una segunda victoria importante, que fue evitar el cierre del gobierno en medio de la discusión legislativa del presupuesto federal”, señaló.

Precisamente, la reforma tributaria por sí misma no constituye, en opinión de Mauricio Pérez, decano de la Facultad de Economía de la Universidad Externado, un logro con el que Trump pueda hablarle a todo el pueblo.

“El compromiso de la bancada republicana por reducir impuestos se puede entender en tres dimensiones: la primera radica en que han estado mas cercanos al mundo de la gran empresa que los demócratas, y obviamente de los empresarios quieren pagar menos impuestos. La segunda, que es más ‘técnica’, se refiere al hecho de que los republicanos sostienen (aunque la mayoría de los economistas no están de acuerdo), que si usted reduce impuestos aumenta el crecimiento de la economía. Y el tercero tiene que ver con la oposición republicana a muchos programas de carácter social que son redistributivos”.

En este sentido, el académico argumenta que si bien puede servir de momento a Trump y los republicanos para mostrar logros, la reforma tributaria no necesariamente tendría un legado impecable y una señal de ello es que “su aprobación fue sumamente opaca, sin mucho debate público, sin revisión de textos y a puerta cerrada. Son trescientas páginas, ahí caben cualquier cantidad de micos”.

DACA y negociación en 2018

No obstante, a pesar del buen inicio de año para la actual administración, 2018 augura diversas dificultades para Trump en Washington y eso, según los académicos consultados, es evidente en cómo el presidente se vio obligado ayer a matizar su discurso más importante ante los congresistas. Especialmente respecto al tema de la inmigración.

Mientras que se mantuvo en la necesidad de restringir las condiciones que permiten regularizar la situación de los “dreamers” –“ilegales” llegados a EE. UU. como menores de edad–, no sugirió ya el fin del programa DACA (sigla en inglés para el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, decretado por Barack Obama en 2012), como sí lo había prometido anteriormente.

El motivo es claro y expertos se refirieron a ello: los republicanos se comprometieron con los demócratas a salvar las bases de DACA, en medio del debate de presupuesto para impedir el cierre del gobierno el 20 de enero.

“Evidentemente no tiene los votos necesarios en el Senado para liquidar DACA (solo tiene 51 y necesita 60). Pero su discurso siempre ha sido tan confrontacional que ahora su base más dura espera que lo cumpla. Esa tensión entre los radicales, que creen que hay que eliminar por completo el programa –sin hacer ninguna concesión a los demócratas–, y los moderados, quienes ven necesario un pacto bipartidista respecto al asunto migratorio, lo tiene en una posición difícil”, consideró Navia.

Por un lado sus bases de apoyo, férreamente unidas, aún le creen cuando amenaza con cerrarle todas las puertas a la inmigración latinoamericana y árabe, pero por otro, las realidades de la política lo están obligando a matizar sus palabras y eso fue evidente en el discurso de ayer.

“Ya Trump puso una cifra en consideración, para posiblemente legalizar 1.800.000 indocumentados a través de DACA. Eso fue producto de las presiones demócratas. La promesa de levantar el muro finalmente la está canjeando con este tema para darles gusto. Pero creo que tampoco les da un triunfo completo a sus opositores con ello”, afirmó Buitrago.

Seguirá la contradicción

En general, lo que evidencia la inmediata moderación de Trump frente al DACA es que el mandatario mantendrá este año y respecto a numerosos otros temas –como en política exterior la tensión con Corea del Norte o la renegociación del TLC con Canadá y México– su comportamiento aparentemente errático y contradictorio, pero que en realidad es una estrategia de tira y afloje para cumplir con sus objetivos de siempre.

Así, Pérez no descarta que el magnate siga empeñado este año en derrumbar temas como el Obamacare manteniendo dicha estrategia, y en “debilitar aún más las regulaciones al sector financiero que se dieron como respuesta a la crisis de 2008”.

Contexto de la Noticia

ANTECEDENTES ya sabía hablar ante congreso

Trump pronunció en febrero de 2017 un discurso ante las dos cámaras del Congreso, pero tenía entonces apenas tres semanas en el gobierno y por lo tanto dicha alocución no tuvo el carácter formal de los discursos anuales sobre el “Estado de la Unión”.

Sobre el discurso de ayer, el lunes Trump anticipó: “Será muy importante. Cubriremos el tema de la inmigración. Por muchos años hemos hablado mucho sobre inmigración pero hemos hecho poco (...). También será un discurso relevante sobre comercio”.

Daniel Armirola Ricaurte

Salsero a ultranza. Volante de salida. San Lázaro me protege antes del cierre. Máster en Periodismo - El Mundo (España). Redactor Internacional - El Colombiano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección