Así se hacen los ojos de vidrio

En Alemania se hacen a mano las prótesis oculares más avanzadas.

  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
    El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
  • El oculista Gerhard Greiner produce los ojos de vidrio en Munich, Alemania, donde los vende a personas que han perdido la vista por una enfermedad, un trauma o un accidente. Cada ojo de vidrio se tarda una hora en su elaboración y se busca una referencia permanente con el cliente para su color y el dibujo de los vasos sanguíneos. Cada prótesis puede costar 350 euros (1.228.500 pesos) FOTO: MICHAELA REHLE, REUTERS
# #
Galería de Imágenes