Así vivía Débora Arango en su Casablanca de Envigado

La magia, el arte y el color habitan este espacio envigadeño. Recorrimos la casa de la artista, incluyendo sus rincones más íntimos. Aquí, algunos de ellos.

  • Patio central. FOTO: JAIME PÉREZ
    Patio central. FOTO: JAIME PÉREZ
  • Sala principal de la casa. FOTO: JAIME PÉREZ
    Sala principal de la casa. FOTO: JAIME PÉREZ
  • Paleta de colores. FOTO: JAIME PÉREZ
    Paleta de colores. FOTO: JAIME PÉREZ
  • Sala donde recibía visitas especiales. FOTO: JAIME PÉREZ
    Sala donde recibía visitas especiales. FOTO: JAIME PÉREZ
  • En su casa hay una obra complementaria de su famoso mural “cultivadores de fique”. FOTO: JAIME PÉREZ
    En su casa hay una obra complementaria de su famoso mural “cultivadores de fique”. FOTO: JAIME PÉREZ
  • El comedor para visitas especiales. FOTO: JAIME PÉREZ
    El comedor para visitas especiales. FOTO: JAIME PÉREZ
  • Debora fue una persona muy religiosa. FOTO: JAIME PÉREZ
    Debora fue una persona muy religiosa. FOTO: JAIME PÉREZ
  • La pieza roja. FOTO: JAIME PÉREZ
    La pieza roja. FOTO: JAIME PÉREZ
  • Jardín donde pasaba su tiempo libre. FOTO: JAIME PÉREZ
    Jardín donde pasaba su tiempo libre. FOTO: JAIME PÉREZ
  • Sala de fumadores, en la que hoy reposan algunos de sus reconocimientos. FOTO: JAIME PÉREZ
    Sala de fumadores, en la que hoy reposan algunos de sus reconocimientos. FOTO: JAIME PÉREZ
  • Patio central. FOTO: JAIME PÉREZ
    Sala principal de la casa. FOTO: JAIME PÉREZ
    Paleta de colores. FOTO: JAIME PÉREZ
    Sala donde recibía visitas especiales. FOTO: JAIME PÉREZ
    En su casa hay una obra complementaria de su famoso mural “cultivadores de fique”. FOTO: JAIME PÉREZ
  • El comedor para visitas especiales. FOTO: JAIME PÉREZ
    Debora fue una persona muy religiosa. FOTO: JAIME PÉREZ
    La pieza roja. FOTO: JAIME PÉREZ
    Jardín donde pasaba su tiempo libre. FOTO: JAIME PÉREZ
    Sala de fumadores, en la que hoy reposan algunos de sus reconocimientos. FOTO: JAIME PÉREZ
Galería de Imágenes