histórico

El Papa ingresó a la era de Twitter