Medellín se lee desde las calles

Se puede recorrer la ciudad y encontrar escondites de lectura en todas partes

  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
  • En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
    En medio de la agitada rutina de la ciudad, lectores espontáneos aprovechan un momento de calma para leer un buen libro. Foto: Manuel Saldarriaga.
Galería de Imágenes