Así es el lío que hay detrás del arroz que se come

Por Juan Fernando Rojas T. | Publicado el 31 de agosto de 2017
Infografía
Crisis de precios de arroceros
En definitiva

Mientras continúa la pelea entre molineros y productores, urgen soluciones de fondo para la disponibilidad a precios razonables de un alimento esencial en la dieta de los colombianos.

Los cultivadores de arroz buscarán hoy una respuesta del presidente Juan Manuel Santos en Florencia (Caquetá) para que les asegure los recursos necesarios para un subsidio por carga en esta cosecha, de lo contrario, desde el 6 de septiembre saldrán a las carreteras del país al cosechar a pérdida.

El tema es que hay 54 mil millones de pesos, pero faltan 70 mil millones, según las pretensiones más conservadoras de los productores ante el Ministerio de Agricultura (ver Dicen de...).

Entre tanto, muchos pequeños arroceros de 217 municipios del país deben ir de molino en molino buscando quién compre lo recolectado, con temor a que se pierda en pocos días. Al final, deben venderlo a quienes ofrecen precios por debajo de sus costos de producción. Élmer Lozano, un cultivador del Tolima, tiene altos sobrecostos porque el arroz se lo reciben, pero le toca esperar tres días.

Las molineras más grandes aseguran que están abarrotados sus silos, pues este año empezó con altos inventarios (800 mil toneladas) y comenzó la cosecha con mucho grano almacenado (406 mil toneladas, a 31 de julio), explica Induarroz, cámara de la Andi que representa a los 16 molinos más grandes, de unos 60 permanentes que tiene el país.

Para ajustar, los tiempos de cosecha se acortaron por mayores lluvias en los Llanos Orientales y, sumado a más áreas cultivadas (23 % más que en 2014), habrá una producción récord. De hecho, se espera que la oferta sea de 3,6 millones de toneladas, cuando la demanda total será de solo 3 millones (ver gráficos).

Impacto final

Y a más arroz en el mercado, los precios bajan. Los comercializadores de la Central Mayorista de Antioquia han visto una descolgada 30 % este año en el precio por bulto que compran para empaquetar.

El Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa) del Dane arroja que el kilo de arroz viene en caída: si en septiembre de 2016 promedió los 2.802 pesos, a la semana del 12 al 18 de agosto pasado se consiguió a 2.507 pesos. Si eso es buena noticia ahora para el comprador final, el otro año puede salirle más caro.

Así como ha pasado con la papa y otras hortalizas, la mayor oferta deprime precios al productor que, sin recursos, opta por reducir áreas que cultivará. Por tanto, para el próximo año baja la cosecha, los precios comenzarán a subir y el arroz que hoy se come más barato, le saldrá más caro.

La industria estima que este año terminará en 850 mil toneladas en inventarios de los molinos y el país no estará desabastecido. “Estas son las consecuencias de un mercado cerrado, de lo contrario, se podría importar en tiempos de déficit (escasez) o exportar cuando haya superávit (exceso)”, asegura Jeffrey Fajardo, director de Induarroz.

Pero para el movimiento Dignidad Arrocera y Fedearroz (gremio de cultivadores), coinciden en que hay un oligopolio de molinos que sabían que la cosecha era grande y ahora “quieren hacer agosto” a costa de tener capacidad de almacenamiento.

“A la industria solo le cabe el arroz cuando el precio está bajito, para luego venderlo cuando la producción comience a caer, los precios suban y tengan nueva excusa para importar el arroz más barato de Estados Unidos”, asegura el cultivador Lozano.

Pero Fajardo afirma que es una falacia considerar que los molinos provoquen el espiral descendente de precios: “eso también repercute en la desvalorización de los inventarios. Los precios bajan porque hay una producción inmensa este año y la cosecha comenzó con altos inventarios”.

Contexto de la Noticia

DICEN DE... Cambia esquema del subsidio

El llamado incentivo de almacenamiento que giraba el Gobierno a la industria molinera para comprar el grano a los cultivadores durante todo el año dejó de operar en marzo pasado. Así que esta semana comenzó a operar un esquema de compensar con unos $8.000 por carga de 125 kilos para la cosecha de junio a noviembre. Sin todos los recursos, se abrió un primer tramo de $16.800 millones. “Además haremos un control de precios mínimos (...) para que se compre a precios mejores que la semana anterior (...), ojalá la industria los respete o estaremos llegando a precios de quiebra de los productores”, comentó el ministro Aurelio Iragorri el martes pasado.

Juan Fernando Rojas Trujillo

Reportero por vocación. Convencido de que el periodismo es para mejorar la vida de la gente. Ahora escribo de temas económicos en El Colombiano.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección