Salario mínimo, el pulso más allá de un porcentaje

  • Foto: Juan Antonio Sánchez Ocampo
    Foto: Juan Antonio Sánchez Ocampo
  • Salario mínimo, el pulso más allá de un porcentaje
  • Salario mínimo, el pulso más allá de un porcentaje
Por Ferney Arias Jiménez | Publicado el 24 de diciembre de 2017
Infografía
Salario mínimo, el pulso más allá de un porcentaje

Así define la Organización Internacional del Trabajo (OIT) el salario mínimo: “Cuantía mínima de remuneración que un empleador está obligado a pagar a sus asalariados por el trabajo que estos hayan efectuado durante un periodo determinado”.

Por su parte, la definición de la Real Academia Española (RAE) agrega que esta retribución se fija por ley. En Colombia, desde el primero de julio de 1984 se unificó el salario mínimo para todos los sectores de la economía, y es así como desde 1985 el Gobierno expide cada año el decreto que fija el monto.

En estos 33 años, el aumento más alto lo fijó el Decreto 2662 de diciembre de 1988 que estableció un incremento superior al 25 %, con lo que el salario mínimo pasó de 32.560 pesos a 41.025. Es necesario anotar que en ese año el Índice de Precios al Consumidor (IPC), o la inflación se ubicó en 28,12 %.

Años más tarde, mediante la Ley 278 de 1996, se creó la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Laborales y Salariales (CPCPLS), en la que intervienen el Gobierno, los empresarios y las organizaciones sindicales. La cual tiene entre sus funciones: “Fijar de manera concertada el salario mínimo”.

Paradójicamente, de las 20 ocasiones en que se ha reunido la CPCPLS para fijar el ajuste, en solo cinco oportunidades se han logrado consensos, mientras que en las otras quince el Gobierno ordenó el incremento unilateralmente. Es decir, que la efectividad de esa Comisión ha sido del 25 %.

Desde 2002, ningún ajuste salarial ha sido de dos dígitos y las alzas han oscilado entre 8 % y 3,60 %. El 2018 no será la excepción y todo apunta a que ese incremento estará en un rango de 5,1 % a 9 %.

La primera cifra fue planteada por el sector privado con lo que el incremento sería de 37.623 pesos y el salario mínimo mensual pasaría de 737.717 pesos a 775.340. La segunda es la aspiración de los sindicatos, con lo que el alza sería de 66.394 pesos, que dejaría la cifra en 804.111 pesos.

Los elementos determinantes del mínimo

Hernán Avendaño Cruz, director de Estudios Económicos de la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda), explica que el salario mínimo es una figura que existe en muchos países y en algunos es solo una referencia y no es de obligatorio cumplimiento, como ocurre en Colombia.

“El concepto que hay detrás de esto, es que debe ser una remuneración que le permita a las personas de menor capacitación disponer de un ingreso digno para vivir razonablemente, lo que equivale a estar bien alimentado y acceder a algunos servicios básicos”, comenta el experto.

La norma señala que en la fijación del salario mínimo se deben tener en cuenta varios factores: el IPC o inflación (indicador que representa el valor del costo de vida), la meta de inflación fijada por el Banco de la República para el siguiente año, el incremento del Producto Interno Bruto (PIB) o crecimiento económico y la productividad de la economía.

Así mismo, el Artículo 146 del Código Sustantivo del Trabajo establece que para esta fijación se deben tener en cuenta las modalidades de trabajo, la capacidad económica de las empresas y las condiciones de cada región o actividad económica (ver gráficos).

Sin embargo, se puede decir que la variable más relevante en este cálculo es la inflación, pues es el indicador que determina el poder adquisitivo de los consumidores y los costos productivos de las empresas.

A pesar de las variables que deben considerarse, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) sostiene que en Colombia se aplica la “fórmula universal”, en la que la variación del salario mínimo es igual a la inflación, más la productividad laboral (que en caso de ser negativa debe ser restada).

En ese contexto, y con los datos disponibles a la fecha podría utilizarse la siguiente ecuación para definir el aumento del mínimo para 2018: la inflación a noviembre, anualizada, se ubicó en 4,12 % y la productividad según el Departamento Nacional de Planeación (DNP) es 0,44 %, lo que en suma da 4,56 %, cifra cercana a la que propusieron los empresarios al iniciar las negociaciones de este año (ver Opinión).

¿Es elevada
o baja esta
cifra?

La Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria) anota que el ajuste anual del mínimo no es exactamente igual al incremento de la inflación.

“En el caso que se determine un aumento mayor, se estaría permitiendo que los colombianos adquieran más productos y servicios o ahorren en mayor medida, mientras que si es menor, ocasionaría la pérdida del poder adquisitivo para los colombianos, es decir, trabajarían igual, y ganarían y consumirían menos”, advierte el gremio.

A pesar de esa tesis, Anif asegura que en los últimos años los empresarios han tenido que asumir un costo de 0,4 puntos (o de 0,4 %) en el ajuste del mínimo, lo que ha contribuido, incluso, a aumentar el desempleo.

Parte de ese desajuste radica, según Avendaño, en un componente que no aparece en las normas y que termina introduciendo el Gobierno. “La llamamos una variable política y es definida unilateralmente. En la práctica, el mínimo es determinado por la inflación, más la productividad además de un factor político que nadie puede calcular”.

La aparición de ese elemento, a juicio del director de Estudios Económicos de Fasecolda, obedece a que por lo general no hay acuerdo en las conversaciones de la CPCPLS. “Las posiciones siempre son extremas y ante la falta de consenso, el Gobierno decreta el salario en el nivel que considere adecuado, por lo que la variable política en ocasiones es alta y en otras baja”.

Lo que no se ve en las cuentas del mínimo

Mientras los trabajadores que devengan un salario mínimo se interesan por saber el monto que se definirá para el ajuste y en tratar de saber para qué les alcanzará el aumento, que se hace efectivo cada primero de enero, los empresarios tienen otro tipo de inquietudes.

Guillermo Botero, presidente de Fenalco e integrante de la CPCPLS en representación de los empleadores, declara que a la gente se le olvida que por norma en este país hay una serie de costos que están atados al mínimo.

Y es que de la mano de esa remuneración llega el incremento del auxilio de transporte (hoy en 83.140 pesos mensuales), y para el que la Confederación General del Trabajo (CGT) está planteando que suba 27 %, es decir que quede en 105.587 pesos. Este auxilio aplica para los empleados que devengan hasta dos salarios mínimos mensuales (1,47 millones de pesos).

Además, el mayor valor del mínimo impacta los costos empresariales, pues genera una cascada de ajustes que abarca desde los aportes a la seguridad social y las prestaciones hasta los recargos.

“Lo que el empresario busca es mantener una nómina equilibrada. Cuando hay un aumento exagerado del mínimo (que se vuelve un referente del resto de salarios), eso hace que toda la nómina se dispare y, para mitigar esos mayores costos, lo que se hace es no reemplazar el personal que se va, o demorar el cubrimiento de esas vacantes”, reconoce Botero.

Otra crítica del sector privado es que por norma, muchos valores están definidos en salarios mínimos. Es así como ese porcentaje en que se incrementa un salario mínimo termina impactando el sueldo de los empleados oficiales, así como las alzas que tendrán las multas de tránsito, los copagos y cuotas moderadoras del sector salud, las coberturas ofrecidas por las aseguradoras como el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat), las cuotas de administración en complejos residenciales y los avalúos catastrales (ver ¿Qué sigue?).

La cobertura que debe dar el salario

Para la OIT el salario mínimo puede ser un elemento de las políticas destinadas a superar la pobreza y reducir la desigualdad. No obstante, Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CGT), aboga por la implementación de un salario mínimo vital.

Según precisa, se trata de una remuneración que no puede estar por debajo del costo de la canasta familiar de los estratos bajos. “En buen romance, esto significaría un salario de 1,6 millones de pesos, pero si es difícil lograr que se otorgue un aumento de 9 %, más complejo será concertar un ajuste por el doble del mínimo actual”.

En esa línea, un sondeo de EL COLOMBIANO, a través de redes sociales, muestra que el 63,57 % de los 892 participantes considera que el mínimo debe estar entre 900 mil pesos y un millón. También 824 encuestados responden qué necesidades básicas debe cubrir esa remuneración: 307 mercado (37,26 %), 283 pagar el arriendo (34,34 %) y 88 cancelar gastos educativos del colegio o la universidad (10,68 %).

Finalmente, llama la atención que una de cada tres personas del sondeo admite que su hogar recibe ingresos de dos salarios mínimos.

Contexto de la Noticia

¿qué sigue? A la espera de nuevas reuniones

El jueves, tras finalizar de manera anticipada la primera etapa de discusiones para concertar el aumento del salario mínimo, los empresarios y los trabajadores cedieron en las posiciones que expusieron al principio de los diálogos. Las partes, que llegaron con planteamientos diversos a la mesa, unificaron criterios, pues los empresarios que hicieron ofertas entre el 4,5 % y el 4,7 % elevaron su propuesta a 5,1 %. Las centrales obreras que fijaron sus aspiraciones salariales entre 10 % y 12 %, redujeron sus expectativas al 9 %. Entre lunes y martes, las partes definirán si siguen o no buscando un acuerdo.

OPINIóN Tres miradas al ajuste salarial

Guillermo Botero Nieto
Presidente de Fenalco
“Como están las negociaciones, este año, el interés de empresarios y trabajadores es escuchar la posición del Ministerio de Hacienda. Esperamos que en los próximos días haya una definición que nos ayude a lograr una concertación”.
Griselda Janeth Restrepo
Ministra del Trabajo
“Hasta hace poco las partes no tenían siquiera posiciones unificadas. Con las nuevas ofertas el equipo económico del Gobierno analizará la situación, y probablemente el martes, tendremos una postura para seguir avanzando en las discusiones”.
Julio Roberto Gómez
Presidente de la CGT
“Con franqueza tenemos que decir que el incremento del salario mínimo para el año que viene no será de 9 %, como lo pedimos los trabajadores. Tampoco 5,1% como ofrecen los empresarios. ¿Habrá una fórmula intermedia? Dejo el interrogante”.
Ferney Arias Jiménez

Periodista de economía de El Colombiano. Oidor de tangos. Sueño con una Hermosa sonrisa de luna.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección