The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 23 de abril de 2018

AGRADEZCA A TRUMP, O LO LAMENTARÁ

Por DIANA BUTLER BASS
redaccion@elcolombiano.com.co

Recientemente, el presidente Trump tuiteó: “Estados Unidos, bajo mi administración, ha hecho un gran trabajo librando a la región de Isis. ¿Dónde está nuestro “gracias, Estados Unidos?”

Trump a menudo ha criticado a los estadounidenses por no ser lo suficientemente agradecidos. Ahora ha castigado al mundo entero como una ingrata humanidad, un mundo de ingratos.

La obsesión de Trump con la gratitud es una característica usual de sus comentarios y discursos sin guiones. Cuando las personas le agradecen, las quiere. Pero cuando no, es rápido para criticar a ofensores ingratos. Ha atacado a líderes de Puerto Rico como “ingratos motivados políticamente”; exigió agradecimientos públicos de su gabinete y miembros del Congreso; quiere que la gente le agradezca por ganancias del mercado de valores; y criticó a una corporación por no agradecerle cuando aprobó un proyecto en su beneficio.

En diciembre pasado, un “superPAC” a favor de Trump expresó su gratitud con un comercial, “Gracias, Presidente Trump,” que expresó aprecio hacia él por, entre otras cosas, “permitirnos decir Feliz Navidad de nuevo”.

La gratitud es central a la política de Trump. La exige de sus seguidores, su gabinete y de hecho, de todos los ciudadanos. Él despliega gratitud contra sus enemigos y críticos para avergonzar. Estar agradecido no es una opción. Es un requisito.

Donald Trump ha convertido “gracias” en algo divisivo.

Pero la gratitud siempre ha sido política. A veces se usa para buenos fines políticos (como las celebraciones públicas de acción de gracias). Más a menudo, sin embargo, los líderes autoritarios han usado la gratitud para controlar críticas y consolidar el poder.

El mal uso de la gratitud en política data de hace mucho tiempo -Roma antigua lo dominó. En ese imperio, estructurado como una pirámide económica y política, algunas personas en la cima tenían la mayor parte de la riqueza y el poder. En la parte inferior, donde la mayoría de la gente apenas sobrevivió, había muy poco. ¿Qué mantuvo unido a este sistema inherentemente injusto? Había, por supuesto, un ejército temido. Pero también había algo más: una estructura social basada en una forma particular de gratitud.

El emperador César se creía era “señor y salvador”. Los regalos del César, sin embargo, no eran gratis. Eran transaccionales. Cuando usted recibía regalos del César, se esperaba que devolviera gratitud, su ‘gratia’, a través de tributos, diezmos, impuestos, lealtad y servicio militar. Hasta que no diera las gracias, estaba en deuda con César. Si no cumplía con su obligación, usted era un “ingrato”, que era un delito político punible con la confiscación de su propiedad, prisión, exilio o ejecución.

El poder de Roma se construyó con base en benefactores y beneficiarios atados por obligaciones recíprocas de gratitud. Funcionó, pero se corrompió fácilmente. Las clases bajas incurrieron en enormes deudas de gratitud que nunca podrían ser pagadas, funcionalmente esclavizándolos. Los filósofos antiguos instaban a los benefactores a evitar la gratia corrompida y, en cambio, a dar libremente por deseo del bien común. La gratitud benévola, insistieron, era una virtud. Lamentablemente, también fue escasa.

Las sociedades occidentales heredaron las ideas romanas de gratitud. Comprender esto ayuda a explicar a Donald Trump. Él siempre se ha representado a sí mismo como un benefactor: “Yo solo lo puedo arreglar”.

Esto ayuda a explicar por qué la investigación a Rusia enoja tanto a Trump. La sugerencia de que él se benefició de alguien, mucho menos un gobierno extranjero, menosprecia su autoimagen como benefactor intachable. Él nunca recibe. Él da lo que quiere y a quien él elige. Los “receptores”, como los pobres, los inmigrantes, las mujeres y las personas de color, son considerados seres más débiles, consignados a los rangos inferiores de su pirámide social, y que, al no corresponder a su generosidad paternalista, son regañados por falta de agradecimiento.

Sin embargo, hay una alternativa a la pirámide de gratitud: una mesa. La mesa de Acción de Gracias, donde las personas celebran la abundancia, se sirven entre sí y se aseguran de que todos se alimenten. Las personas dan sin expectativa de retorno, y la alegría reemplaza la obligación.

En lugar de la política de gratitud como deber de Trump, lo que nuestro país necesita es una nueva visión de una mesa de agradecimiento estadounidense

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    GIANLUIGI BUFFON

    El legendario arquero anunció el final de su exitosa carrera en la Juventus, con la cual logró 18 títulos.

    $titulo

    KEVIN ROLDAN

    Como figura pública, no debería protagonizar actos de incultura ciudadana y falta de respeto por las leyes.