Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 20 de enero de 2018

Apocalypse Now

*Aldo Cívico

Tengo la impresión de vivir en tiempos llenos de peligros y de oportunidades al mismo tiempo. Me siento como suspendido sobre un abismo. Pero esta no es una condición individual, sino más bien una experiencia colectiva que como humanidad estamos viviendo.

El cambio climático está mostrando cada vez más su poder devastador. En varias regiones del mundo ha habido incendios catastróficos debido a la sequía. En California, incendios y deslaves han destruido barrios, pueblos y vidas. Hace varios meses, la combinación de lluvias y explotación ambiental causó un derrumbe en Mocoa.

Durante 2017 la violencia terrorista extendió sus tentáculos matando a civiles no solamente en países como Siria, Afganistán, Iraq y Pakistán, sino también en ciudades europeas como Barcelona, París, Londres, Manchester, Berlín, Estocolmo y Bruselas. En Colombia, siguen asesinando a líderes sociales.

La miseria y la violencia están causando una crisis humanitaria sin precedentes, y frente a todos a estos desafíos los líderes políticos se han dedicado a discriminar, a dividir, a ofender, incapaces de entender los signos de los tiempos y de atender al bien común. En la historia de los Estados Unidos, hasta ahora, no se había escuchado a un presidente definir como “agujeros de mierda” a países de África.

¿Será que estamos en los tiempos del Apocalipsis? Me preguntó un amigo desanimado. Mi profesor y mentor de antropología en la Columbia University, Michael Taussig, hace algunos años dictó una clase sobre el apocalipsis. A quienes le preguntaban el porqué de esta clase, contestaba: “porque hoy parece ser un buen momento para hablar de eso”.

Tradicionalmente asociamos el apocalipsis con el fin de los tiempos. Yo prefiero remitirme a su origen etimológico, la palabra griega apokálypsis, que significa revelar, quitar el velo. Por eso, considero que el presente no solamente está marcado por un mundo que está muriendo, sino por otro que está naciendo. Este futuro emergente es lo que hoy tenemos la oportunidad de revelar.

De hecho, hay varios signos de este futuro emergente y que surgen de los escombros de la violencia, la destrucción y la exclusión, para ser puentes hacia un futuro distinto. Invitado por la fundación Mi Sangre, esta semana conocí a algunas de estas personas inspiradoras, cuando me reuní con unos jóvenes que con creatividad, coraje e imaginación están transformando sus realidades.

Por eso, sí es verdad que estamos en una transición, entre lo viejo y lo que aún no es. Estamos colectivamente sobre un abismo. Pero podemos ser puentes, para lograr cruzar, todos juntos este abismo. Decía Nietzsche: “El hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre, -una cuerda sobre un abismo. Un peligroso pasar al otro lado, un peligroso caminar, un peligroso mirar atrás, un peligroso estremecerse y pararse. La grandeza del hombre está en ser un puente y no una meta: lo que en el hombre se puede amar es que es un tránsito y un ocaso. Yo amo a quienes no saben vivir de otro modo que hundiéndose en su ocaso, pues ellos son los que pasan al otro lado”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JUAN GABRIEL VÁSQUEZ

    El escritor bogotano ganó el premio literario portugués Casino da Póvoa por su libro “La forma de las ruinas”.

    $titulo

    HUGO AGUILAR

    Otra vez el exgobernador de Santander es protagonista de noticias negativas. Fue detenido nuevamente.