Juan Camilo Quintero
Columnista

Juan Camilo Quintero

Publicado el 29 de mayo de 2018

CAMBIAR DEPENDE DE TODOS

Las sociedades, especialmente la nuestra, podrían ser muy diferentes si la cultura ciudadana fuera el pilar sobre el cual estuvieran estructuradas. Es decir, si cada uno de nosotros actuara pensando en valorar el otro y sus actos. De hecho, si cada uno entendiera que tiene el poder de cambiar el rumbo de la sociedad solo con respetar unas normas mínimas de convivencia, seguro nuestra historia sería menos violenta. Por paradójico que parezca, ese gran cambio que necesitamos como sociedad, surge y se construye mediante pequeños actos de convivencia y cultura ciudadana que se dan en el día a día.

En efecto, gran parte de los colombianos, por una sumatoria de razones, carecemos de una cultura ciudadana sólida. Hay situaciones indeseables que poco a poco imponen sus maneras de actuar en lo cotidiano. Motociclistas que transitan por andenes por ahorrar tiempo, automotores parados en las cebras, ciclistas que no respetan los semáforos, personas que se saltan las filas, son nuestro pan de cada día. Es como si en esa búsqueda por hacer valer los “derechos” individuales todo fuera válido, incluso, el menoscabo del otro. Pareciera que los reclamos de la autoridad para generar más orden y cultura no tuvieran peso en esa escala de valores que nos rige.

Ese hacernos valer a cualquier precio tiene un agravante: se puede extrapolar a cualquier esfera de nuestras vidas. Miremos. Extrañamente nos pasamos reclamando a los políticos por un mejor país y muchas veces inclusive ni se nos pasa por la cabeza que ese mejor país lo construimos a diario los ciudadanos. Esperamos que ellos cambien nuestro país, pero no somos conscientes que el país cambia en la medida que cada uno de nosotros sea mejor ciudadano.

Esa falta de respeto a unas normas mínimas de comportamiento, esa incapacidad de aceptar las obligaciones que surgen de ser parte de una sociedad, termina por afectar la confianza en nuestras instituciones. Es tal el grado de desconfianza en el Congreso de la República, las contralorías, la Fiscalía, las cortes, etc., que ha llevado a parte de la ciudadanía a comportarse como el mismo sistema sobre el que estamos estructurados. Debemos repensarnos como ciudadanos y entender que el verdadero cambio se gesta en la manera como asumamos nuestro papel como miembros de la sociedad.

En este sentido, el pasado domingo tuvimos la oportunidad de ejercer nuestros derechos democráticos. Votar es un buen ejemplo de una acción que implica un esfuerzo “mínimo” pero tiene repercusiones enormes en nuestro futuro. Pequeños actos que al final implican un gran cambio.

Necesitamos un presidente que una a Colombia, pero más que nada necesitamos un país viable a futuro, en el que los derechos ciudadanos y la libre empresa sean respetados, en el que la igualdad de oportunidades sea la constante. Necesitamos un líder que lleve a la ciudadanía a estados de conciencia superiores, que ratifique que la verdadera evolución de la sociedad depende de nosotros, y de tener una cultura ciudadana arraigada y sostenible en el tiempo.

El 17 de junio elegiremos nuestro próximo presidente, un mandatario al que debemos rodear para que le vaya bien a Colombia. Que nuestra sociedad avance depende de buenos líderes y de una ciudadanía con buenas prácticas de comportamiento. Cambiar a Colombia es papel de todos, no de unos pocos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    U. MAGDALENA Y CÚCUTA D.

    Dos equipos tradicionales y con grandes hinchadas que regresan a la categoría A tras varios años en la B.

    $titulo

    ASESINATO EN CARTAGENA

    Richard Ortuño, joven abogado venezolano, fue asesinado cuando trabajaba como celador de un restaurante.