Carlos Alberto Giraldo Monsalve
Columnista

Carlos Alberto Giraldo Monsalve

Publicado el 04 de junio de 2018

César Gaviria y el travestismo político

Los políticos colombianos son expertos en ocultar su verdadera apariencia. No solo los de baja estofa, que deben reptar durante años mientras consiguen volverse importantes y aceptados por las castas de mayor recorrido y apellido en la historia de los partidos tradicionales y sus engendros recientes (Cambio Radical, el Partido de la U y el Centro Democrático, entre otros). También se arrastran expresidentes y congresistas.

Ese esfuerzo por mantener fachadas en el espectáculo del poder público, con el efecto de que no se sepa al final quién se esconde tras la inmediata apariencia, es otra manifestación de travestismo.

Andrés Pastrana sostuvo en algún momento que Álvaro Uribe era un paramilitar y César Gaviria denunció que el gobierno de Uribe tuvo actitudes dictatoriales, fue nido de clientelismo y metió delincuentes a la Casa de Nariño. Pero luego, necesitados de aquel rey midas del ajedrez electoral, salen a recoger diezmos y dicen a los parroquianos que ellos apenas han tenido insignificantes, mínimas, diferencias con Uribe Vélez.

César Gaviria acaba de travestirse sin rubor. ¿Alguien sabe quién es o qué representa hoy? De las banderas de la firmeza en la lucha contra el narcotráfico que le cayeron encima con el asesinato de Luis Carlos Galán, pasó a tenderle almohadas a Pablo Escobar en La Catedral.

Ahora, para dejar a Humberto de la Calle, su chamuscado y endeudado candidato presidencial, quien advertía a los electores que Iván Duque haría trizas los acuerdos con las Farc, Gaviria muda otra vez y se pone el traje del “posturibismo” del que habla Francisco Santos. Se trata, en el fondo, de que no sepamos quién es quién. En esta “fiesta democrática”, Gaviria termina también al lado de Germán Vargas Lleras, de quien sus pupilos no querían ni un vaso de agua.

A los conservadores la historia política de Colombia los ha señalado siempre de “lambonerías abyectas” con los jefes de turno, para no ver desde fuera las cortinas de palacio. Pero lo que han hecho en los últimos tiempos Pastrana y Gaviria es de perritos falderos como caricaturiza Matador.

La revista Semana califica de “voltereta insuperable” la corte que acaban de hacerle los liberales a Duque, para garantizarse alguna migaja en el próximo gobierno. Habrá que esperar que asomen a la plaza publica, con inspirado acento “veintejuliero”, a gritar que respaldan a Duque para “salvar la Patria, queridos compatriotas”. ¿Será el mismo César Gaviria que pasó por una decena de recintos y salas de juntas buscando apoyo al proceso de paz para salvarlo de la oposición y las amenazas del Centro Democrático?

A Colombia hay que salvarla, pero de personajes de semejante histrionismo. De truhanes, como él mismo cree que puede calificarlo la gente. Personas sin vergüenza que viven de engaños, reza el diccionario. Políticos capaces de vestirse de cualquier cosa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    DANIEL RESTREPO

    Clavadista antioqueño, campeón mundial. Será el abanderado de Colombia en los Juegos Olímpicos Juveniles.

    $titulo

    ENALTECIMIENTO A “JOJOY”

    Otra bofetada de la Farc a miles de víctimas de “Mono Jojoy”, al rendir tributo al autor de graves crímenes.