Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 13 de noviembre de 2018

Colección de vanidades

Por Cristian Felipe Ramírez G.
Universidad de Antioquia
Facultad de Historia, 8° semestre
cfelipe.ramirez@udea.edu.co

Un día me dijo un profesor que quien es mala persona no puede ser buen músico. Sin entrar en criterios morales, ¡qué gran razón tenía! Y no digo que no haya manifestaciones particulares, pues a Wagner, tipo de difícil trato, no podrá considerársele mal compositor. Sin embargo, aunque la música engrandezca las almas, es claro que sólo las almas grandes pueden hacer verdadera música.

Porque así como algunos le adjudican a Arnold Schoenberg el ingrato papel de haberse “tirado la música”, otros en cambio le otorgan a Bach el mérito de haberla bajado del cielo. En ese sentido, es evidente que los músicos e intérpretes cumplen un papel importante. Después de Bach se hace necesario transmitir un mensaje.

Y para transmitir el mensaje es necesario sentirlo, tener la sensibilidad necesaria para aceptarlo y darlo a comunicar. Cierto tipo de nobleza deberá imperar. Pero ir hoy a un concierto es, por lo general, asistir a un museo de vanidosos a ver una colección de soberbias. Sólo a unos pocos da gusto verlos, pues los demás andan más preocupados por evitar las equivocaciones propias de la técnica o la teoría y menos por generar ese sentimiento con el público que lo dignifique. Porque se le puede perdonar a un músico -a menudo se hace- que se equivoque, que no haga un sostenido, que “se meta” en un silencio, o que no sepa interpretar una armadura: pero no puede perdonársele que no toque con pasión. Ellos son los únicos capacitados para transmitir el mensaje que viene de lo desconocido.

Desde entonces, he creído que el cielo -en caso de existir- debería estar copado de “verdaderos buenos músicos”. Pero a nosotros, los “malos músicos”, no nos queda más remedio que la resignación: jamás podremos tocar las arpas celestiales.

Cuando le preguntaron al soldado nazi por qué no acató la orden de destruir París, contestó que no podía destruir algo tan hermoso. Así mismo es la música: indestructible, pero se atenta contra ella cuando no se toca con el alma.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    POLICÍA METROPOLITANA

    Con rapidez y eficacia, realizó un exitoso operativo para recuperar objetos robados al periodista Herbin Hoyos.

    $titulo

    JAIME ANDRÉS CAÑAS MORALES
    Alcalde de Puerto Berrío, detenido por la Policía cuando, en estado de ebriedad, hacía tiros al aire.