Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 11 de julio de 2018

Colombia, país de rupturas

El gobierno Santos no tuvo la capacidad de ocupar con el Estado las tierras dejadas por las Farc. Creyó que con darles a los jefes de la subversión la prematura jubilación para que gozaran de sus riquezas acumuladas a través del delito y unas curules en el Congreso, la paz estaba garantizada.

En medio de esos equívocos, se ha venido originando un nuevo conflicto. El asesinato de líderes sociales y defensores de derechos humanos –genocidio que recuerda la desaparición de la Unión Patriótica hace algunos años– alcanza cifras dramáticas. Según Indepaz, entre el primero de enero del 2016 a mayo del 2018, van 385 homicidios. La Defensoría del Pueblo los estima en 311. La Policía afora las muertes y asesinatos en 178. Sea una u otras cifras, el panorama es sombrío. No es el remate de la gestión, poco afortunada, de un presidente que no hizo sino proclamar en el exterior que la paz había llegado a un país después de medio siglo de conflicto armado.

¿Quiénes son los autores de tantos crímenes? Parece que, como en Fuenteovejuna, todos a una. Y esos todos son las disidencias de las Farc, el Eln, las bandas del crimen organizado. En concierto se disputan la mejor tajada en el negocio del narcotráfico, de la minería ilegal, en la recuperación de las tierras devueltas a aquellos a quienes se les despojaron por la fuerza. Delitos enmarcados en la impunidad y ausencia de un Estado que ha dejado a su suerte a las comunidades que alguna vez estuvieron bajo los fusiles y el amedrentamiento de las Farc. Las mismas que ahora padecen a otros actores igualmente siniestros, que le dan manivela al círculo vicioso de la violencia.

En esta hemorragia que desangra la paz firmada en La Habana, ha sido inoportuna y desafortunada, por decir lo menos, la interpretación desafiante del ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas. Implícitamente ha justificado estos hechos criminales, argumentando que no pocos han sido por líos de faldas, por temas de linderos, por peleas sobre rentas ilícitas y aun porque algunas víctimas que aparecen como líderes sociales no eran sino miembros de redes de apoyo a bandas criminales. Y en una forma provocadora y escapista, que no se compadece con lo que está pasando, remata negando que esta ola criminal pueda obedecer a una sistematicidad.

Las marchas de protestas que se contaron en más de 50 ciudades colombianas y 33 del exterior -París, Madrid, Berlín, Sidney, Ciudad de México, entre muchas– le están diciendo al mundo que Colombia no es tierra estéril para el revanchismo. El mundo civilizado al mirar tan tenebrosa contabilidad de asesinatos, se pregunta si esa era la paz que le sirvió a Santos para ganarse el Nobel. Y si violada, persistimos en demostrar que este sigue siendo un país de rupturas y conflictos.

Ahí está la herencia amarga que en materia de seguridad deja Santos. Todo como consecuencia de haber cogido su gobierno hace 8 años, 50 mil hectáreas de coca sembrada y entregarlo con 210 mil, incremento como para empañar su placa de Nobel de la Paz....

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ENVIGADO HACIA EL TEATRO

    En su edición N°.19, este festival ofrecerá 15 días de artes escénicas con una nutrida y variada oferta.

    $titulo

    GUILLERMO ALFONSO JARAMILLO

    Alcalde de Ibagué. Amenazó con represalias a El Nuevo Día, cuya línea informativa no le gusta. Ya se disculpó.