The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 23 de septiembre de 2017

Cómo aplicarle mano dura a Irán

Por William Burns y Jake Sullivan
redaccion@elcolombiano.com.co

Como los dos negociadores que iniciaron los diálogos secretos que resultaron en el acuerdo nuclear de Irán de 2015, estamos íntimamente familiarizados con las fortalezas del acuerdo, sus imperfecciones inevitables y el reto más amplio que posa Irán.

En un mundo ideal, habríamos borrado los conocimientos de Irán sobre el ciclo del combustible nuclear, eliminado su arsenal de misiles, detenido su peligroso uso de proxies en toda la región y la habríamos transformado en una potencia regional menos perjudicial.

Pero no vivimos en un mundo ideal. La diplomacia requiere de compromisos difíciles. Y el acuerdo nuclear logró la mejor de las alternativas disponibles. Elimina los caminos de Irán hacia una bomba, limita fuertemente su programa nuclear durante mucho tiempo, y ofrece monitoreo y verificación estricto sin precedentes. La diplomacia evitó otra guerra en Oriente Medio y evitó el tipo de crisis que ahora enfrentamos con Corea del Norte.

Pero hoy, después de dos años de repetidas afirmaciones del cumplimiento de Irán por parte de nuestra comunidad de inteligencia y la Agencia Internacional de Energía Atómica, la política americana se encuentra delante de una bifurcación.

La manera inteligente de proceder sería mantener los poderes del mundo unidos y la carga de la prueba sobre Irán. Eso significa trabajar con socios en la aplicación implacable; el fortalecimiento de las sanciones que castigan la mala conducta no nuclear de Irán, incluido su programa de misiles y el patrocinio del terrorismo; trabajando estrechamente con los socios árabes para disuadir a la intromisión de Irán en sus asuntos internos; y explicar nuestras preocupaciones con los abusos internos de los derechos humanos de Irán. Significa usar el canal diplomático que abrimos con Irán, después de 35 años sin ese contacto, para evitar una escalada inadvertida. Y significa dejar claro que después de que algunas restricciones en el acuerdo expiren, Estados Unidos y el mundo todavía no permitirán que Irán avance su programa nuclear de manera amenazante.

Luego está la manera tonta -la cual la administración Trump parece perpetuamente tentada a perseguir. El Presidente Trump ya ha declarado su hostilidad ante el acuerdo. El miércoles, dijo que había llegado a una decisión sobre el futuro del acuerdo, sin decir cuál era.

Pero al hablar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el martes, el Sr. Trump lo calificó como “vergüenza” y “una de las peores y más unilaterales transacciones en las que los Estados Unidos hayan entrado jamás”. Este tipo de posturas está convirtiendo a Washington, en lugar de Teherán, en el caso aparte diplomático y socavando la voluntad de nuestros socios de mantener los pies de Irán sobre el fuego.

Ahora la administración está coqueteando con una estrategia que corre el riesgo de provocar la desaparición definitiva del acuerdo. El concepto no es abrogar el acuerdo del todo, sino ponerlo en el camino hacia el fracaso a través de ardides dándoselas de listos.

Socios internacionales tomarían ese comportamiento como lo que es -Estados Unidos incumpliendo su porción del acuerdo. Si el acuerdo se derrumba, nos encontraríamos tan aislados como lo estábamos después de la guerra de 2003 en Irak. Irán podría reanudar su avance nuclear sin oposición internacional unificada. La brecha en las relaciones transatlánticas se ensancharía, un regalo más allá de los sueños más salvajes de Vladimir Putin.

Y perderíamos toda nuestra credibilidad en la búsqueda de una resolución diplomática a la crisis nuclear de Corea del Norte.

Pero entonces le debe al pueblo estadounidense una explicación en cuanto a cómo bloquearía el desarrollo de un arma nuclear por parte de Irán, frenaría su comportamiento desestabilizador en la región y evitaría todas las demás consecuencias calamitosas de su unilateralismo. Y los escenarios de fantasía donde obtendremos todo -e Irán lo abandona todo- no serán suficientes.

Ya tenemos una crisis nuclear con Corea del Norte. No necesitamos otra. La administración debería retroceder de su locura peligrosa, comprometerse con el acuerdo, hacer que se cumpla, y trabajar con nuestros socios en una estrategia a largo plazo para manejar el reto de Irán.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MEDELLÍN DE PISTA

    Gran esfuerzo para revivir un atractivo evento de ciclismo de pista, con variada y atractiva programación.

    $titulo

    ALCIDES PIMIENTA ROSADO

    Exfiscal de La Guajira condenado por irregularidades en procesos de Kiko Gómez y otros delincuentes.