Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 12 de octubre de 2018

Contra la antirretórica

Por ESTRELLA MONTOLÍO DURÁN
redaccion@elcolombiano.com.co

Desconfiemos de los candidatos que se presentan a las elecciones afirmando que ellos no son políticos y que, por esa razón, pueden decir la verdad, frente a los demás candidatos, que mienten.

Nuestra mala experiencia con algunos políticos nos invita a pensar que la retórica es una colección de trucos verbales para engañar, simple palabrería, un hacer discursos bonitos cargados de promesas ilusionantes para después no cumplir nada de lo prometido o, incluso, hacer lo contrario de lo que anunciaron mientras pedían nuestro voto. Quien no cree en la retórica piensa que lo único valioso son las acciones, las pruebas, y lo demás es blablablá de políticos.

En su libro Sin palabras. ¿Qué ha pasado con el lenguaje de la política?, Mark Thompson, exdirector de la BBC, CEO de The New York Times y exprofesor de Retórica en la Universidad de Oxford, explica que, para entender qué está sucediendo en el mundo de la comunicación política actual, hay que entender primero que una de las características del lenguaje político de nuestros días es el abierto menosprecio de la retórica.

Shakespeare encarnó esta actitud en contra de la retórica en el personaje de Marco Antonio de su obra Julio César, cuando, junto al cadáver ensangrentado de César, se dirigió al pueblo romano: “Yo no soy orador como Bruto, sino, como todos sabéis, un hombre franco y sencillo”. Con estas palabras, Marco Antonio se desmarcó de los políticos que hablan como políticos y se identificó como un ciudadano que habla el mismo lenguaje que los ciudadanos. Resulta paradójico que renegar de la retórica sea, en realidad, una táctica retórica antiquísima.

Siguiendo esta misma tradición de descrédito de la retórica, Silvio Berlusconi declaró, siendo ya primer ministro de Italia: “Si hay algo que no puedo soportar es la retórica. Basta de palabrería. Solo me interesa lo que tiene que hacerse”. De un brochazo, Il Cavaliere desautorizó el ejercicio del debate y la actividad parlamentaria como un obstáculo molesto para la labor recta e insobornable del gobernante. En esa misma línea de desprecio hacia cualquier palabra que no sea la suya, Donald Trump afirmó: “Yo no soy un político. Digo las cosas tal como son”. Se presenta como un hombre de acción libre que habla con libertad, frente a los demás que mienten.

Marco Antonio, Berlusconi y Trump explotan la falacia de que ser antirretórico y hablar con franqueza equivale a decir la verdad. La historia está llena de supuestos antipolíticos que se singularizan exclamando: “Basta de palabrería”. Como señala Thompson, lo sepan o no quienes votan a estos candidatos, la antirretórica también es retórica y, quizás, una de las variedades más potentes y persuasivas de todas. O, expresado con sus palabras literales: “En un mundo en el que no se sabe bien en quién creer, el fanfarrón, el mentiroso, el que tiene mucha labia y soltura para hablar en público, puede resultar tan convincente como el mejor formado y el más ético de los oradores”.

Las ventajas de esta postura antirretórica son que una vez que convences al público de que no intentas engañarlos, como hace el típico político, consigues desactivar las alertas, las facultades críticas que, por lo general, se aplican al discurso político. De ahí que tus votantes te perdonen cualquier grado de exageración, mentira, contradicción o salida de tono: has conseguido la incondicionalidad irracional de tus votantes. Los electores, tan radicalmente críticos con lo que suene a discurso político, se sienten fascinados y dóciles ante la arrolladora personalidad de Trump, cuando las cualidades que irradia, no son sus acciones, sino su fanfarronería, su burla violenta de quienes lo cuestionan, sus comentarios denigrantes sobre las mujeres y su deshonestidad, malentendida como inteligencia y astucia. Pese a su mermada reputación actual, la retórica, entendida como lenguaje público eficaz, desempeña un papel fundamental en nuestras sociedades democráticas: tiende el puente de la comunicación entre la clase política y la ciudadanía. La cita atribuida a Pericles lo ilustra bien: “Las palabras nunca obstaculizan la acción. Cuando se actúa sin palabras, la democracia muere”.

La retórica, como lenguaje de la explicación y la persuasión, hace posible que se produzca la toma de decisiones colectiva que entendemos por democracia. Es inimaginable una democracia sin debate, sin que sus protagonistas compitan entre sí por el dominio de la persuasión pública. En la esfera política, la retórica no solo es inevitable, sino deseable. Nos queda por decidir qué calidad retórica queremos.

Y, por cierto, lean, si no lo han hecho, Julio César, de Shakespeare. Muestra de manera palmaria dónde pueden conducir los líderes antirretóricos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    PAMELA RESTREPO

    Joven cantante con raíces paisas que clasificó al famoso concurso de cantantes, The Voice, en EE.UU.

    $titulo

    BROTES DE BRUCELOSIS

    Ganaderos del norte de Antioquia están afectados por esta enfermedad que ataca el ganado de leche y carne.