Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 15 de agosto de 2018

Crimen de clase

“Nosotras no creemos en su perdón. Queremos dejar muy claro que estos crímenes no tenían nada que ver con la guerra que ha vivido Colombia. Son crímenes de Estado y no deben estar en la JEP”.

Jaqueline Castillo
(integrante de las Madres de Soacha).

Durante días intenté el ejercicio literario de narrar este párrafo en primera persona. Hablar de “mi hijo”. Pero las manos no me respondieron. Mi imaginación no alcanzó a elaborar el umbral del dolor de la madre que despide a su hijo con un beso sin saber que será el último. Esa que, meses después, lo reconoce en una foto: viste una ropa que no es suya, porta un arma de la que nadie supo jamás. Con lenguaje castrense, le informan que su muchacho fue “dado de baja”. Y lo peor: las autoridades lo presentan como el “jefe de una banda narcoterrorista”.

Muerte física. Y moral.

El viernes pasado, durante más de seis horas, catorce militares se sometieron a la JEP, por primera vez miraron a los ojos a las madres de cinco jóvenes de Soacha y Ocaña ejecutados extrajudicialmente en 2008.

Las víctimas: Idaly Garcerá, madre de Diego Alberto Tamayo Garcerá; Edilma Vargas, de Julio César Mesa Vargas; Luz Edilia Palacios, de Jáder Andrés Palacios Bustamante; Mélida Bermúdez, familiar de Jhonatan Orlando Soto Bermúdez; Carmenza Gómez, de Víctor Fernando Gómez Romero.

Los victimarios: uniformados que buscaban aliados para reclutar a jóvenes (de barrios vulnerables, pobres), trasladarlos por carretera hasta Ocaña y entregarlos en un falso retén de soldados adscritos a la Brigada Móvil 15. Después, los metían en un camión para conducirlos a parajes rurales. Allí los asesinaban. De acuerdo con los testimonios, por cada cadáver pagaban un millón de pesos.

Se trata de miembros de las Fuerzas Militares con condenas de más de cuarenta años por los delitos de desaparición forzada, homicidio y concierto para delinquir.

En la apertura del caso 003 (“muertes ilegítimamente presentadas como bajas en combate por agentes del Estado”), la Sala de Reconocimiento aseguró que la Fiscalía no perderá competencia para seguir investigando, hasta que no tenga conclusiones y el expediente sea entregado al Tribunal de Paz.

Los reclamos de Reinaldo Villalba, uno de los abogados de las víctimas, y algunas madres de Soacha, no desafían la lógica: buscan que los responsables (los autores de las políticas de Estado que desencadenaron esta barbarie) no sean beneficiados por la JEP y que se juzgue a las cúpulas.

La Fiscalía señala que, entre 1998 y 2014, se registraron 2248 “falsos positivos” (Leer Alberto Salcedo Ramos: https://nyti.ms/2way6r6). El libro ‘Ejecuciones extrajudiciales en Colombia 2002-2010’, de los excoroneles de la policía Ómar Rojas y Fabián Benavides, sostiene que solo durante el gobierno de Álvaro Uribe hubo diez mil.

Los “falsos positivos” son fiel reflejo de los fenómenos de exclusión avalados en Colombia: trato privilegiado, esto es justicia transicional, para quien no los merece. Ni matan a los de “arriba”, ni condenan a los de “arriba”.

El crimen de clase como categoría penal –endémica– colombiana. (El mandato constitucional del militar de protegernos a los civiles parece una mera anécdota).

Si un falso positivo, uno solo, fuera exalumno de un exclusivo colegio con International Baccalaureate (IB), ¡este país ardería en llamas!.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JON MCBRIDE

    Astronauta estadounidense del transbordador Challenger, estuvo en Medellín dando charlas para jóvenes.

    $titulo

    AGRESIÓN A GUARDAS DE T.

    En video quedó la violenta e injustificada agresión a unos agentes de tránsito que hacían un operativo.