Arturo Guerrero
Columnista

Arturo Guerrero

Publicado el 09 de mayo de 2018

De botines, crocs y ferragamos

Los zapatos alcanzaron majestad presidencial. Las fotos de Kim Jong-un en territorio archienemigo de Corea del Sur levantaron un hongo nuclear mediático. El New York Times, la BBC de Londres, entre otras plataformas internacionales, besaron los pies del pequeño y obeso presidente norcoreano.

No los pies, los zapatos, los zapatones. Forrada de negro, renegro, desde el cepillo de su pelo hasta el piso, la personalidad de Kim es impenetrable. El líder no suele mostrar los botines y eso intrigó a la prensa ávida de algún detalle diciente.

Pero en territorio extranjero las fotos oficiales, retocadas, aprobadas con lupa, no fueron las únicas. Sí, en las tomas del otro lado de la nada se vieron las altas plataformas sobre las que se empina el heredero vitalicio. Ahí fue Troya.

Las conjeturas comenzaron por su gordura, cojera, baja estatura, vanidad. Concluyeron en una posible enfermedad grave y en la probable línea de sucesión. Lo mataron, le nombraron reemplazo. ¡Nunca unos zapatos habían originado tal defenestración!

Los expertos arguyen que eso le pasa a Kim por ser tan hermético, por no filtrar detalles sobre su idiosincrasia, por dirigir un país en ostracismo. Lo mismo que ocurre con la curiosidad morbosa que suscitan las monjas de clausura.

En efecto, el único rasgo que ubica en la levedad del siglo XXI a este joven presidente eterno, es su bronco peluqueado lacio que comienza centímetros arriba de sus orejas. Por lo demás, su figura emula con la del presidente Mao, siempre embalsamado en las portadas de la revista Pekín Informa de hace cincuenta años.

Eso les sucede a todos los patriarcas, que dan órdenes incluso sobre qué día de la semana es hoy. Se vuelven caricaturas, sonríen para esconder sus furias. Hasta que un día, por descuido, dejan ver su calzado.

La reciente historia de Colombia ¡qué sarcasmo! también tiene sus zapatos. Crocs y ferragamos han protegido las extremidades de los dos líderes extremos entre los que hoy se polariza este país de pata al suelo.

Estos zuecos y mocasines se volvieron indispensables para dibujantes de humor y entrevistadores inquisitivos. El runrún cobró tal efervescencia que los dos dueños tuvieron que quitárselos en plaza pública o ante cámaras de televisión, en intento de convencer al electorado sobre la pureza de sus resoluciones mayestáticas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    IDA VITALE

    Poetisa uruguaya. Ganó el Premio Cervantes, uno de los galardones más importantes de las artes en español.

    $titulo

    UN AÑO SIN EL ARA SAN JUAN

    Un año perdido en las profundidades del Océano Atlántico ajustó el submarino argentino ARA San Juan.