Juan David Ramírez Correa
Columnista

Juan David Ramírez Correa

Publicado el 24 de abril de 2018

Decir adiós

La vida siempre estará llena de paradojas. Su condición cronológica lleva a que cada paso adelante sea una incertidumbre. El pasado se convierte en recuerdos, el presente en circunstancias de momento y el futuro en una ilusión que tratamos permanentemente de controlar para evitar y evadir a la muerte, esa misma que llena de temores y obliga a vivir bajo la ilusión del querer “estar para siempre”.

Obviamente, un panorama así dibuja sentimientos que llenan de angustia. ¿Qué vendrá mañana? ¿Qué depara el futuro? Aparecen, entonces, preguntas que estancan la capacidad de trascender e impiden la plena conciencia de que la vida es mucho más que aferrarse al cuerpo que la contiene. Ahí es donde debemos, simplemente, ir más allá.

Desprenderse no es fácil, pero hacerlo es tener plenitud de conciencia de que la vida es bonita, muy bonita, que cada momento vivido es una enseñanza y cada instante venidero, sin esperar más que dejarlo llegar, será un momento para valorar.

Mi madre de 77 años de edad, y tras cerca de 13 o 14 años sobrellevando una condición precaria de salud, tuvo el sábado pasado un accidente cerebro-vascular que la sumió en una inconsciencia profunda y en una condición de vida terminal.

Todo el contexto, desde cualquier punto de vista y sin lugar a discusión, decía que había llegado el momento de despedirse. Inició, entonces, el reto de no aferrarse a tenerla con vida. Un reto que obligó a franquear la debilidad que tenemos ante la muerte y entender que debíamos comenzar a vivir su esencia sin necesidad de tenerla presente.

Ella falleció el domingo pasado a mediodía. Lo hizo en silencio y sin dramas. Tengo la plena certeza de que su partida fue una lección de vida: entender que decir adiós, también es crecer. Decía El Principito: “Cuando por las noches mires el cielo, al pensar que en una de aquellas estrellas estoy yo riendo, será para ti como si todas las estrellas riesen”. Simple. Siempre estará, siempre será parte del aire.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    PÁJAROS DE VERANO

    La película colombiana se llevó el galardón a mejor largometraje de ficción en los Premios Fénix de México.

    $titulo

    OFICINA DE SICARIOS

    En Bogotá funcionaba una oficina de sicarios al servicio de narcotraficantes y del clan de “Pedro Orejas”.