Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 13 de febrero de 2016

Decisiones importantes

Por Isabella Villa Pérez
Universidad Pontificia Bolivariana
Derecho, tercer semestre
isabellavillaperez@gmail.com

Hace pocos meses tomé una decisión importante en mi vida, una decisión que todas las mujeres (y los hombres) deberían tomar: decidí que soy feminista. Nótese que lo digo en forma de confesión.

La carga emotiva que tiene esta palabra, por lo menos en nuestra sociedad, es extremadamente negativa. Ser feminista puede traer consigo hasta una imagen de una dominatriz, cuasi masculina, medio hippie o mamerta. Pero no.

Tras haber superado la Constitución del 86 (que gracias a Dios no me tocó en vigencia) supondría uno que el cambio vendría, que ahora las mujeres serían lo que quisieran ser; claro, menos presidentes porque “no somos capaces de soportar tanta presión”, tampoco conductoras de carros de carreras porque “somos brutas para manejar” y, seguramente, si nos chocamos en la pista todo el público dirá: “¡Mujer tenía que ser!”.

Y, para acabar de ajustar, si salimos de minifalda los hombres nos pueden violar porque “vamos demasiado provocativas”. Y ahí es cuando uno se empieza a preocupar y con el fin de no vivir en una constante lucha contra nuestra sociedad, que es pasivamente machista, uno termina diciendo: “Deje así”.

Yo soy mujer porque me tocó, pero amo serlo. Por eso, entiendo el feminismo como la oportunidad de tomar mis propias decisiones, de velar porque se me respeten los derechos políticos, económicos, sexuales y sociales que tengo, que son exactamente iguales a los que posee todo hombre en Colombia, ¿es mucho pedir?

Es tiempo de que empecemos a creer en nuestro propio poder, porque es cierto que no somos iguales a los hombres, pero estoy segura de que podemos hacer todo lo que nos propongamos.

Quiero ver más mujeres en el gobierno, quiero que el próximo presidente de mi país sea una mujer y quiero caminar por la calle sin que me silben como a un perro.

Por eso, tomé la decisión de ser feminista, porque la desigualdad todavía existe. Quiero un país donde la mujer sea un ser de producción académica, deportiva y artística de excelente calidad; respetada y fuerte dentro de su feminidad (que no significa ser rosadita), simplemente, no ser vista como un objeto sexual.

Yo tomé una decisión: soy feminista y no voy a pedir perdón por ser mujer .

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    U. MAGDALENA Y CÚCUTA D.

    Dos equipos tradicionales y con grandes hinchadas que regresan a la categoría A tras varios años en la B.

    $titulo

    ASESINATO EN CARTAGENA

    Richard Ortuño, joven abogado venezolano, fue asesinado cuando trabajaba como celador de un restaurante.