Ana Cristina Restrepo Jiménez
Columnista

Ana Cristina Restrepo Jiménez

Publicado el 02 de mayo de 2018

Defender lo que no soy

“Las comparaciones son odiosas”, dicen por ahí; pero solo ese ejercicio de contraste –tan necesario en la vida– permite observar y decidir con base en las diferencias, y por ende, tener criterios de juicio. Los académicos de oficio somos comparadores compulsivos. Los lectores compulsivos somos comparadores de oficio.

Leer simultáneamente “Historia mínima de Colombia”, de Jorge Orlando Melo, y “Colombia: historia de un olvido”, de Enrique Serrano, deja a cualquier lector incómodo. Entre los múltiples interrogantes, el primero es: ¿estos dos señores me hablan del mismo país?

Esto nos da pie para reflexionar sobre los pilares del debate en entornos democráticos...

El sábado anterior, EL COLOMBIANO publicó una columna cuyo colofón era una abierta legitimación de la autodefensa. El autor parecía contraargumentar al decano de Humanidades de Eafit, Jorge Giraldo: “El gobierno nos desarmó a los buenos y los malos no necesitan permiso para robar armados. El Estado no nos defiende, doctor Jorge Giraldo, al menos que nos deje defender a nosotros.” (Cito con puntuación del texto original).

Carece de sentido ahondar en lo evidente: el cliché polarizador (“buenos” contra “malos”) y el llamado público a la autodefensa. Concentrémonos en el subtexto: el irrespeto a las instituciones. Con maña, dicho párrafo parece defender la honra de la institucionalidad solo si el gobernante de turno es del agrado propio en términos políticos. ¿Someter los pilares del Estado a los caprichos del anfitrión de la Casa de Nariño? ¿Dinamitar las bases de la arquitectura institucional?

Defender la institucionalidad solo cuando el elegido es el candidato “propio” es más que un atajo argumentativo. Dicha fragilidad en la formación ciudadana (cumplirle a un político, no a la norma) es la prueba de fuego para la institucionalidad ante los cambios de gobierno.

(¿Cómo estaría Estados Unidos en este momento sin instituciones fuertes? ¿De cuántas “hecatombes” nos ha salvado la Corte Constitucional en Colombia?).

El jueves pasado, en la Biblioteca Pública Piloto, Rodolfo Arango, magistrado de la JEP, llamó al respeto de las instituciones al margen del resultado en las próximas elecciones. El día en que Medellín se había despertado con ocho ataques sicariales y seis asesinatos, Arango dijo: “¡Nuestro deber ciudadano es la esperanza!”.

Carolin Emcke, autora del ensayo “Contra el odio”, comentó en el Hay Medellín: “¿Es más valioso que yo defienda los derechos ciudadanos de la comunidad gay (sabiendo que soy parte de ella) o que lo haga alguien heterosexual, que conforma una familia tradicional?”.

Da la impresión de que no aprendemos, o nos regodeamos al autodenominarnos ‘La patria boba’. Nuestro oprobio por excelencia para el oponente político es “¡bruto!” (lo cual no quiere decir que no haya brutos en Colombia).

Nos llenamos la boca con el precepto de George Santayana: “Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo”. ¿Acaso nuestra Historia no alberga periodos que merezcan ser evocados? ¿Es tan débil nuestra memoria que no honra ni el más breve instante de gloria? ¿O es que muchos añoran ciertos periodos de la historia precisamente porque desconocen el panorama más amplio, la gran Historia colombiana?

Lo que nos falta es comparar más, mejor. Y defender lo que no somos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    TIGER WOODS
    Tras cinco años de problemas y lesiones, ganó el torneo final de la PGA y volvió a los primeros lugares del golf.

    $titulo

    D. I. MEDELLÍN Y ATL. NACIONAL
    Los equipos paisas van de mal en peor. Fútbol pobre, pérdida de puntos y su clasificación a finales comprometida.