Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 19 de octubre de 2016

Dentro de las sábanas

Mientras Colombia está sumergida en la incertidumbre poselectoral, Estados Unidos lo está en la perplejidad pre-electoral.

Aquí un gobierno, perdedor en el plebiscito, cruza los dedos para que la Corte Constitucional lo invalide y cranea leguleyadas para sabotear las propuestas de los ganadores. En los Estados Unidos los candidatos presidenciales se lanzan toda clase de improperios para recordar su mala vida pasada y presente, recalentando escándalos de lascivias como estrategias de mercadeo electoral. Rescoldos de políticos conejeros y morbosos.

Concretémonos a los gringos, porque sus elecciones presidenciales se vinieron encima.

No se pudo alejar de la campaña el tema del sexo. En las recriminaciones televisadas se destaparon infidelidades y obscenidades. Los temas de país quedaron archivados.

Recordemos lo que parece ser constante en los últimos debates presidenciales estadounidenses. A John F. Kennedy muchas veces le sacaron los trapitos al sol, sobre todo después de su muerte. No solo sobre los affaires del mandatario, sino sobre las aventuras de sus hermanos. Se llegó hasta poner en tela de juicio la fidelidad de Jacqueline como contrapeso a la infidelidad de su esposo. Al final, la bella viuda caería en los brazos forrados de oro de Onassis. A Ted, el senador, lo acusaron de relaciones impropias con alguna de sus secretarias, una de las cuales terminó misteriosamente ahogada. Los Kennedy dieron para el comadreo.

El señor Trump, fanfarrón y chovinista, candidato republicano y coleccionista de divorcios, removió el morbo con las audacias sexuales de Bill Clinton. Desempolvó a algunas de las practicantes de la Casa Blanca, acosadas por el insaciable Bill cuando era su inquilino y en especial su aventura con Mónica Lewinsky. Esta, a medida que Clinton tocaba el saxofón, hacia piruetas en la oficina oval para mantener en forma a su fugaz amante.

Trump no se contentó con la sola historia libidinosa de Bill. En sus extravagancias salpicó a su esposa, Hillary, para darle curso al chismorreo. Recordó con maliciosa insinuación que el señor Foster, uno de los personaje influyentes en el gobierno de Bill, se habría suicidado debido a que amigos de los Clinton descubrieron que fue amante de la hoy candidata demócrata.

La noche del mano a mano entre Hillary y Trump en San Luis, fue calificada como “la más oscura en la edad moderna de la política estadounidense”. Todas las marrullas y estratagemas vergonzosas las viene apadrinando especialmente Trump. Seguramente hoy, en el último debate, Hillary –quien tampoco es mayor cosa– no caerá tan bajo en el mismo juego de ruindades de su opositor, quien la sindicó de haber estado drogada en el último enfrentamiento televisado.

No estaba tan equivocado Larry Sábato, experto politólogo gringo, al anticipar que “lo que se venía era una brutal campaña en la que reinará lo negativo”. Cada día se comprueba más su vaticinio en el pugnaz y vergonzoso debate presidencial gringo.

Quién iba a creer que en las elecciones norteamericanas fuera a primar, mucho más que las tesis sobre manejo del Estado, el cotilleo de lo que ocurre dentro de las sábanas de los candidatos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    BOMBEROS DE LA UNIÓN (ANT.)

    Por su profesionalismo y rapidez en acudir al lugar del accidente del avión. Un reconocimiento de todos.

    $titulo

    CARLOS COLLINS

    Ante los incumplimientos en la entrega del Túnel de La Línea, el Gobierno le suspendió los contratos.