Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 18 de julio de 2018

¿Devolver el Nobel?

Preocupante el informe de la revista Semana sobre el plan de refundar las Farc. Una publicación dirigida por el sobrino del presidente Santos. Señala que los disidentes de esa organización podrían sumar hoy 4.000 hombres, presentes en 18 departamentos. Y que como van la cosas, el año entrante alcanzarían la cifra de 8.000 combatientes. Todo esto conformaría un expediente como para que Juan Manuel Santos devolviera, por simple vergüenza internacional, el premio Nobel de la Paz.

Fuera de tan estremecedora herencia del rebrote subversivo, va a recibir Iván Duque una nación en donde el posconflicto se ha ido caracterizando no por modelar la paz, sino por acentuar la violencia patentizada en la muerte de líderes sociales. Tendrá bajo su responsabilidad una nación con un número de desplazados que hasta el año pasado, sumaban 7.7 millones, cifra que según el alto comisionado de la Onu para los refugiados, nos posiciona “como el país de más desplazados internos del mundo”, superando a Siria, que lleva 8 años inmersa en una despiadada guerra civil.

En materia económica el panorama es bastante oscuro. Le entregan una olla raspada, la misma que miembros del empalme del gobierno que entra, sostienen que ni siquiera queda olla, porque ésta se desfondó, sin dejar siquiera el “pegado” para deleite de los más glotones.

La producción interna de petróleo cae. Según la Opep disminuye en 20 mil barriles diarios, panorama que se vuelve desalentador respecto a la exploración y precios de los hidrocarburos. Aquellos tiempos de la bonanza en precios y producción que le reportaron a Colombia cerca de 30 mil millones de dólares y que se esfumaron en publicidad y derroches, difícilmente volverán.

Tendrá Duque, fuera del reto de las coaligadas fuerzas rebeldes contra el Estado, una oposición brutal, que dada la virulencia de los derrotados, estimularía el revanchismo y la radicalización de la lucha de clases. Petro anunció marchas de protesta el día de la posesión de Duque, confirmando una vez más que es un mal perdedor, incapaz de asumir la derrota con dignidad.

Duque deberá afrontar una geografía que se ahoga en medio de los cultivos ilícitos. Su crecimiento ha sido desproporcionado. Allí está la materia prima que alienta la coalición de los movimientos subversivos y el crimen organizado. La droga estimula la guerra. Verdad de Perogrullo.

El desafío para Iván Duque será arduo para recomponer lo desajustado. Para reconstruir no solo la confianza perdida, sino lograr concretar el Pacto por Colombia que restituya el alma nacional, rota por el maniqueísmo que rigió en dos periodos consecutivos del gobierno que agoniza.

La tarea no está fácil. La paz no se ha dado. Y parece que será difícil lograrla, si damos crédito al informe sobrecogedor de la revista Semana. Por ello Duque debe saber la verdad, cosa difícil de obtenerla de un gobierno sibilino como el que expira.

Es irrenunciable para el presidente electo recibir lo que se entrega por medio de riguroso y contrastado inventario. Es insoslayable hacerlo para que no tenga que cargar con pesados muertos ajenos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    RCN RADIO Y CARACOL RADIO

    Ambas cadenas radiales cumplen 70 años y recibieron el reconocido Premio Ondas otorgado por Prisa.

    $titulo

    WILMER GONZÁLEZ BRITO
    Gobernador de La Guajira. La Corte Suprema de Justicia lo condenó a 10 años de prisión por corrupción.