Ernesto Ochoa Moreno
Columnista

Ernesto Ochoa Moreno

Publicado el 16 de septiembre de 2017

Dogmatismo y reconciliación

Para muchos el papado, y el Papa por extensión, son sinónimo de dogmas, de verdades absolutas, de infalibilidad. Y también de anatemas, de condenaciones. Sea lo anterior verdad o mentira, es la sensación que tienen muchos, tanto católicos como no católicos. Con razón o sin razón. Por causa de la misma institución eclesiástica, con el Vaticano a la cabeza, pero también debido a la jauría de anticlericales que a lo largo de los siglos han desatado sus malquerencias contra la Iglesia.

Por eso, pienso yo, ha sido tan saludable y terapéutico, para creyentes y también, supongo, para increyentes, la presencia del Papa Francisco en Colombia. Tal vez ningún otro jefe de la cristiandad pueda ser considerado tan reacio a pontificar (que pontificar viene de pontífice, no se olvide), a dogmatizar. No creo que el Papa argentino, como no lo han hecho su antecesores desde Pio XII, vaya a proclamar algún día un nuevo dogma de fe. Mucho ha evolucionado el cristianismo romano, y mucho ha madurado la teología católica, para añadir nuevos motivos de discordia. O para propiciar apostasías pasadas de moda. Ya pululan, por simple apego a estructuras y tradiciones adjetivas, disidencias y desacatos al gobierno del actual papado, a las orientaciones que se imparten desde El Vaticano. Además, digo yo, con los pecados de cada día (y de cada noche) tenemos de qué confesarnos y arrepentirnos.

Pero no era mi intención meterme en honduras ni plantear tesis que es mejor no meneallo. Qué pereza coquetearle a la herejía a estas alturas de la vida. Mi idea es esta: el talante no dogmatizante del Papa Francisco es la mejor enseñanza para consolidar la paz, para incitar a la reconciliación.

Veamos. Parto del hecho innegable de la polarización en Colombia, en casi todos los campos, pero sobre todo en este de comprometernos con la paz. Entiendo que para muchos, al menos en teoría (y también en la práctica) no significan lo mismo paz, pacificación, acuerdos y negociaciones, así como las demás situaciones y aspectos que tienen que ver con el fin del conflicto armado con las Farc. Todas las posiciones son respetables. Solo que esas posiciones acaban siendo irrespetadas (e irrespetados su seguidores y devotos) cuando la confrontación o el enfrentamiento no es de una tesis contra otra, sino de un cerrado dogmatismo contra la opinión o la posición del otro. Con descalificaciones personales, sornas, ironías y ofensas que a nada colaboran.

Lo que vivimos y vemos y sufrimos en Colombia es un una lucha de dogmatismos enfrentados, de intransigencias irredentas. Más que un combate de principios o de doctrinas, lo que hay es una pelea a muerte, ni siquiera por imponer una idea, un partido o un doctrina, sino para poder seguir pelando. Porque no se está dispuesto vivir en paz. Un vivir en paz que tiene nombres que suenan igual en humano y en cristiano. Reconciliarse, por ejemplo. O perdonar, que es una exigencia evangélica. A ello nos llamó el Papa Francisco. Con humildad franciscana. Con discernimiento de jesuita. Con bondad y alegría de pastor

Corrección: El sitio web correcto del fallecido padre Daniel Restrepo es: webpadargo.com .

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MARÍA LUISA BULA

    Tiene 21 años y es estudiante de publicidad en la Colegiatura. Es

    la Señorita Antioquia 2017-2018.

    $titulo

    MUERTE DE UN PUMA

    Pesar causó la muerte violenta de un puma en el parque nacional Paramillo, en una vereda de Ituango.