Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 12 de enero de 2018

DONALD TRUMP ES LO QUE PARECE

Por Rubén Amón

redaccion@elcolombiano.com.co

El retrato atroz de Trump que Michael Wolff acaba de publicar en EE. UU. ocupa un altar comercial en la librería de Harvard, la que fue la universidad de John Adams y la institución donde se graduaron Roosevelt, JFK, George Bush II y Barack Obama. El estrambote de Trump representa una dimensión degenerativa, paródica, blasfema, en el hábitat de los padres de la patria.

Es la perspectiva desde la que produce estupor “descubrir” que Donald Trump es exactamente lo que parece. Puede que estribe en semejante transparencia, incluso, la razón por la que ha sido elegido –el tipo que dice las cosas que piensa, y sobre todo que dice las cosas sin pensarlas–, pero avanzar en las páginas de Fuego y furia implica un angustioso ejercicio de exposición a las propias impresiones superficiales. Confirma que Trump no pensaba ser presidente ni quería serlo. Que hubiera dimitido de haber podido. Que destruyó su familia a cuenta de la bravuconada. Que sus impulsos y arbitrariedades obligan a esconderle el maletín nuclear. Y que se ha puesto a regir el planeta con la ebriedad del cuñado que se apropia del micrófono del karaoke en las bodas.

Ha intentado Trump prohibir el libro. Y la iniciativa ha resultado contraproducente. No sOlo por la nefasta demostración de oscurantismo, sino porque la amenaza ha servido de estímulo comercial. Fuego y furia ocupa el debate de las mismas televisiones que hicieron a Trump presidente. No porque fuera su objetivo, pero sí porque el espectáculo del candidato histriónico y bufonesco estimulaba las audiencias... tanto como terminó estimulando los votos.

Vengarse de Trump ahora se antoja un remedio tardío y ventajista de aquella irresponsabilidad mediática. El propio libro de Wolff es un ajuste de cuentas de Steve Bannon, asesor del presidente hasta que lo depuró y confidente del manual incendiario, pero no está claro que vaya a debilitarse la carrera de Trump ni que la caricatura presidencial haya sido inhabilitante.

El primer aniversario tanto ha consolidado la imagen del mamarracho xenófobo y machista, como ha proporcionado estabilidad económica, prosperidad laboral y menor tensión internacional de la que cabía temerse. Trump ha eludido el aislacionismo que prometió. Representa una nefasta ética y estética. Y ha conducido hasta el despacho oval la epidemia del mesianismo populista, pero los lectores de Harvard empiezan a asimilar que la convivencia de Trump puede prolongarse siete años.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MELANIA TRUMP

    Por su valiente crítica contra la política migratoria del Gobierno de Estados Unidos que dirige su esposo.

    $titulo

    HENRY DE J. LÓPEZ LONDOÑO

    Alias “Mi Sangre”. Finalmente fue condenado en Estados Unidos a 31 años de cárcel por narcotráfico.