P. Hernando Uribe
Columnista

P. Hernando Uribe

Publicado el 09 de febrero de 2018

Dos mamás

El feminismo tiene en dos mamás del evangelio la historia de lo que la mujer está llamada a ser. Descubrir y cultivar su poder extraordinario de mejoramiento tanto de sí misma como de toda persona y toda comunidad, la gran urgencia del siglo XXI, tan necesitado de reconocer y apreciar la intuición y la bondad sin límites de la mujer, y más si es mamá.

Dos mamás con un instinto poderoso en todas las direcciones de la existencia, sobre todo el de cultivar con esmero su intuición, dulzura, confianza y habilidad en demostrar que la tierra puede ser ya anticipo del paraíso.

Una mamá es María, la madre de Jesús, en un evento, las Bodas de Caná, que tiene como único propósito conseguir que la fiesta sea tan alegre y luminosa como en un día de primavera el inmenso cielo azul.

Al darse cuenta de lo que pasa, María dice a Jesús: “No tienen vino”. Ante la respuesta de Jesús: “¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora” (Juan 2,4), María dice a los sirvientes: ‘Hagan lo que él les diga’. Ante cierto desdén o despreocupación de Jesús, María, actúa con suavidad y eficacia.

Jesús toma las palabras de su mamá como un mandato y ordena que llenen de agua seis tinajas de piedra de cien litros cada una y las convierte en vino. Así “comenzó Jesús sus señales y manifestó su gloria”. El vino asombró a todos por su calidad y cantidad.

Con este gesto femenino, tan sencillo y acertado, comenzó el período más asombroso de la creación, Dios hecho hombre demostrando su poder divino en bien de los hombres, hasta convertir a María en la mujer más humana por divina y más divina por humana.

La otra mamá es una sirofenicia, con una hija “malamente endemoniada”. De agudísima sensibilidad, recurre a Jesús con la seguridad absoluta de que en él está la salvación.

Su condición de mamá convierte la respuesta desdeñosa de Jesús en su tabla de salvación. “Sí, Señor, pero también los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos” (Mateo 15,27). Conmovido ante esta actitud maternal, Jesús actúa de inmediato. “Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas”. Sublime mamá por descubrir el poder salvador ilimitado de Jesús.

Dos mamás de dos mil años siguen conmoviendo por su atrevimiento en convertir en luz la oscuridad. El que guarda la fe pura en su seno es capaz de lo imposible, sacar a luz el poder transformante de Jesús.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    SELECCIÓN COLOMBIA DE FÚTBOL

    Jugó un gran partido frente a EE.UU. Gran momento de algunas de sus figuras y varios goles para recordar.

    $titulo

    KEIKO FUJIMORI

    Excandidata presidencial en Perú.

    Detenida provisionalmente mientras es investigada por lavado de activos.