Carlos Alberto Giraldo Monsalve
Columnista

Carlos Alberto Giraldo Monsalve

Publicado el 25 de junio de 2018

Duque y su discurso, entre líneas

El presidente electo de Colombia, Iván Duque, se ha definido y presentado en varias oportunidades como un hombre de palabra. A la vieja usanza. Como lo era su padre, ilustre varón antioqueño. Uno de los lemas de campaña decía: Duque es el que es... Así que no se necesita que firme en mármol para que cumpla su anuncio de que buscará la unidad, la integración del país, y que no gobernará con odios ni revanchismos. Presumamos su buena fe y generosidad.

El discurso como ganador la noche del pasado 17 de junio resultó de buen augurio. Tal vez por eso no emocionó a algunos de sus electores, que esperaban una perorata biliosa, un elixir de venenos y anuncios de vendettas políticas. Hay que saludar el tono de su discurso, porque desde el principio de su historia como gobernante buscó amansar a los extremistas que están con él, y a los que no. Un ejemplo para los jóvenes, de parte de un presidente apenas próximo a los 42 años.

Calma. Meridianidad. Equilibrio. Sosiego. Reposo. Cerebralidad. Afecto. Razón.

Hace poco más de un mes escuchaba hablar del otro lado de la mesa al alcalde de Palermo, Italia, Leoluca Orlando, un hombre lleno de sabiduría: con conocimiento académico, pero de enorme sensatez y pragmatismo políticos.

“Hay que ser un hombre de la calle, tocar a los ciudadanos. Acoger a todos: es difícil, pero es el futuro. Hay que hacer la democracia con todos. Somos nosotros los que invitamos al cambio. El consenso es un proyecto, una visión”.

Anima que, para empezar, Duque no haya sacado el talonario de cuentas por cobrar del Centro Democrático “a los traidores”. En política no hay santos. Hay trogloditas, hombres dominados por el hemisferio derecho de su cerebro, el más primitivo y violento, y hay verdaderos estadistas: aquellos capaces de cambiar las sociedades, de llevarlas a su florecimiento y a la paz.

Leoluca Orlando citó aquella tarde a George Bernard Shaw: “La experiencia es el nombre que damos a nuestros errores”. Que Duque, como lo advirtió, sea capaz de pasar la página de la polarización, los agravios y las ponzoñas.

“Voy a entregar todas, absolutamente todas mis energías, por unir al país. No más divisiones. No voy a gobernar con odios. No existen en mi mente ni en mi corazón venganzas ni represalias”.

La unidad no será para eliminar el disenso, el debate, la controversia, el conflicto de ideas. Será para que esa diversidad se tramite con respeto, mientras triunfan los argumentos que identifican y convienen a la generalidad de los ciudadanos. El tiempo dirá qué tanta coherencia mantuvo aquel joven Presidente.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    UNIVERSIDAD CES
    Autorizada por Mineducación para ofrecer Ingeniería Biomédica, como nueva opción para los futuros profesionales.

    $titulo

    CONSUMO INDUCIDO DE DROGA
    Alarmante el video de tres jovencitas en Cali que inducen a una niña de cuatro años a fumar marihuana.