Juan Gómez Martínez
Columnista

Juan Gómez Martínez

Publicado el 05 de octubre de 2017

Ejemplo de vida, de fe y de esperanza

Ese fue Alfonso Ortiz del Corral, mi cuñado, mi amigo, mi compañero de pesquerías y de muchos ratos de alegría, como también de angustias.

Vivió feliz con su familia a pesar de los múltiples dolores cuando la muerte llegó a los suyos en forma prematura, diría yo, pero así son los designios de Dios. Perdió a su hija menor, Isabel, de pocos años de vida. Su hijo mayor, Daniel, murió cuando terminó su carrera de arquitectura, su grado fue póstumo. Perdió a otra de sus hijas, María Teresa, cuando apenas disfrutaba de la presencia de Alberto, su hijo, siendo un bebé. Dolores que mantuvo en su recuerdo, con el dolor que da su ausencia, pero con la fortaleza de un hombre como Alfonso.

Aficionado a la lectura de política colombiana y, por sus conocimientos, gran crítico de muchos políticos y gran contertulio para compartir esas críticas o salir en la defensa de quienes admiraba. Conocedor de la historia de su amada Antioquia, el departamento y de su querida patria chica, Santa Fe de Antioquia, donde convocaba para recordar esas historias y su época de niño travieso en aquella ciudad de sus ancestros. Coleccionista de recuerdo de esta ciudad, la espada de don Juan Del Corral, su antepasado, la pistola del mismo dictador, muebles de sus antepasados, como buen caballista coleccionaba estribos, entre ellos también tenía los de don Juan del Corral. Como aficionado al deporte ecuestre y conocedor del caballo de paso fino colombiano tenía varios de estos ejemplares y una amplia colección de monturas de todas las épocas. Se entretenía con tales piezas y disfrutaba mostrándolas y contando la historia y procedencia de cada una de las mismas.

En 2009 murió su amada esposa, mi hermana María Victoria, a quien le entregó su vida y con quien formó una pareja y una familia ejemplares. Nunca la pudo olvidar, si es que eso puede suceder entre dos personas que se amaron. Siempre la tenía presente y la recordaba en todas las conversaciones lo mismo que sus a hijos que lo dejaron en forma prematura.

Este recuento para mostrar a un ser humano admirable y ejemplar en todas sus actividades. Pero, lo más importante, la fe y la esperanza tan arraigadas en este ser que nos ha dejado y que se fue lleno de amor a Dios y a los suyos.

Tres días antes de morir, en vista de que yo no fui capaz de acompañarlo en sus últimas horas para no mostrarle el dolor con mi llanto, me llamó y me dijo: “Juan, te llamo para despedirme, quise mucho a Fernando y Bertha, además de que me entregaron a su hija, a María Victoria la quise toda mi vida y me voy a encontrar con ella y con mis hijos”. Salía como para un paseo lleno de esperanzas a encontrarse con las personas que amó toda su vida. Sabía para donde iba y dónde las encontraría, en la presencia de Dios, y que allí estarían esperándolo. Nada de temor, todo era fe y esperanza.

Dios le premió su paso por esta tierra y por eso murió como la persona que fue, un hombre justo, ejemplo de vida.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    FERNANDO GAVIRIA

    El velocista tuvo destacada actuación en el Tour de Guangxi, en China. Ganó tres de cuatro etapas y fue líder.

    $titulo

    TITO ALDEMAR RUANO

    Narcotraficante de Tumaco, socio de carteles mexicanos. Fue capturado por la Policía y será extraditado a E.U..