Óscar Domínguez
Columnista

Óscar Domínguez

Publicado el 16 de agosto de 2018

El bachiller estaba allí

Cuando desperté, el bachiller Ernesto Macías, presidente del Senado, todavía estaba allí, a pesar del ventarrón enviado por un chamán a la posesión del presidente Duque, según especulación del político opita.

Feliz, arrobado, casi levitando, “con la melena revuelta”, leía su libreto contra Santos que esperaba a las puertas del Palacio de Nariño dispuesto a entregarle las llaves a su sucesor, de pronto con esta chiva: Aquí hay fantasmas, a Samper le hicieron brujería, llamen al padre Chucho.

Con su discurso “absolutamente necesario”, como lo definió mientras despachaba pasabocas el senador Uribe, Macías se regodeaba con su diatriba que disfrutó como el gato que acaba de quebrar la porcelana china de la tatarabuela.

Leyó su andanada como si estuviera tomando mistela, engullendo achiras o un asado huilense preparado en horno de barro, acompañado de insulso y arepa oreja’e burro. Que no falte la cholupa, delicioso bebestible.

Debió pensar que terminado el acto de posesión sus paisanos de Garzón empezaron a hacer vaca para levantarle estatua. Macías deberá aclarar antes las sospechas sobre su grado de bachiller en un colegio al parecer inexistente, y si de verdad pasó por el Externado y la ESAP, en cuyos archivos lo ignoran, según denuncia hecha en Las2orillas por su paisano Edgar Artunduaga. La Corte investiga al bachiller.

En pocos días se ha hablado más del congresista que del famoso embajador de la India que embaucó a medio Neiva haciéndose pasar por diplomático. Hasta el maestro Villamil le gastó bambuco. Macías espera el Villamil que le ponga música a su biografía.

Ver para creer: Con su catilinaria, Macías inauguraba la oposición del Centro Democrático, CD, al que dijo Uribe. Los demás opositores Petro, Robledo y Mockus, ojalá con los pantalones arriba, se dedicarán a llenar crucigramas.

Algo aprendieron de Santos porque hasta conejo le pondrán al presidente Duque y a sus electores pues los del CD comenzaron a recular en lo de la consulta anticorrupción que millones y “millonas” votaremos emberracados.

Como no aspiro a estatua me ratifico en que Santos hizo la tarea. Ningún amigo, enemigo, o pariente hasta el nonagésimo grado de consanguinidad se largó del país huyendo del castrochavismo. Ocho años después de Santos, a los de mi entorno los veo gordos, cacheticolorados, sonrientes, igual o más prósperos.

Estos días asistimos a otro extraño caso de síndrome de Estocolmo: Congresistas del CD no querían dejar ir a Santos porque tiene jijuemil investigaciones en la Comisión de Acusaciones. Pero el conejo había volado y manejaba carro en Miami donde cambió el desabrido discurso de Macías por nieta, sol y trago.

De Colombia requetesabemos que es un país único. Se aprecia en la insólita oposición a “mi” presidente Duque. Tenía razón el diplomático alemán que dijo de regreso a Berlín: Cuando llegué, no entendía lo que pasaba aquí. Cuatro años después tampoco entiendo un “cagajo”

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MICHAEL GIL GÓMEZ

    Viene de la empresa privada y es el nuevo presidente del DIM. Llega con muchos proyectos y expectativas.

    $titulo

    NILTON CÓRDOBA

    Parlamentario chocoano. Corte Suprema mostró que sí puso celular de Álvaro Uribe como si fuera el suyo.