Alberto Velásquez Martínez
Columnista

Alberto Velásquez Martínez

Publicado el 12 de diciembre de 2018

El Belisario que conocimos

Belisario Betancur fue el último humanista que ocupó la Presidencia de Colombia. Intelectual, pensador, poeta –no tan clandestino–. Estadista. Charlista al estilo de los mejores del Siglo de Oro o de los que tuvo la Generación del 27 del siglo pasado en la España de la guerra civil. Mantenía a flor de labios la historia precisa para el momento adecuado de la conversación, la anécdota oportuna para descongestionar de apasionamiento el diálogo o la discusión, la frase afortunada que encajaba para ribetear el tema que se trataba. Era una máquina de pensamiento, sentencias y sabiduría.

Recordamos que cuando nos nombró para el Consulado General de Colombia en Madrid, nos encomendó visitar la ruta manchega y enviarle una crónica de las vivencias alrededor de las andanzas por los campos de Montiel del caballero de la triste figura. Así lo hicimos y desde ese momento quedamos atados a las peripecias, consejos, y suerte de don Quijote.

A raíz de nuestro libro sobre Cervantes en América y Colombia, recibimos una bella carta de su puño y letra. En ella jugaba con las palabras y su imaginación. Con un idioma precioso enalteció nuestro trabajo cervantino. Luego, en diálogo telefónico –hace cuatro meses– conversamos sobre su última obra, Canoa, que es un tratado sobre el idioma, que bordaba con maestría, heredado del autor del Quijote.

En 1983 viajó a España a recibir el Premio Príncipe de Asturias a la Concordia. Lo acompañamos a Oviedo, lugar de la ceremonia. Su discurso fue brillante. Todo el teatro, de pie, lo aplaudió por largo tiempo. El contenido ideológico, el compromiso y necesidad de paz de los pueblos latinoamericanos, el estilo literario, fueron impecables. Era la comprobación de la carnadura del humanista, del intelectual, del estadista.

En el año 2013 lo acompañamos en helicóptero a Santa Fe de Antioquia a abrir el prólogo de las celebraciones del segundo centenario de la independencia de España de la región paisa. En el vuelo nos habló del significado ideológico del texto de la declaración de libertad con una sapiencia irrefutable.

Honró la Presidencia de Colombia. Fue un orfebre no solo de la palabra sino de la paz. La buscó con pasión. Se malogró su intento tanto por lo que llamó su amigo Otto Morales “los enemigos agazapados de la paz” enquistados en su gobierno, como por la obcecación y arrogancia de los subversivos.

Nos abrió generosamente las puertas de la Fundación Santillana, que presidía, para que allí entregáramos nuestro libro “Perfiles de la Montaña”. Luego coincidimos en el acto de entrega del libro sobre Alzate Avendaño en Bogotá. Ambos escribimos la presentación para el primer tomo de la trilogía sobre tan original pensador. Betancur, por supuesto –por edad, dignidad y sabiduría– hizo el prólogo principal.

Su amor por Colombia fue inmenso. Y como bien lo resumió el exministro de Salud, Alejandro Gaviria, “representó mejor que nadie la ética de la renuncia y la estética del silencio”. Sí. Supo callar como expresidente, para no agitar más las polarizaciones que persisten en el país. Y supo renunciar a todas las vanidades y halagos que en Colombia da la condición de expresidente.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    DUVÁN ZAPATA

    El delantero colombiano es la sensación en Italia. El domingo hizo cuatro goles en un partido del calcio.

    $titulo

    JULIÁN ALBERTO JIMÉNEZ M.
    Alias “Machete”. Segundo de la organización criminal que manejaba Carlos “Pesebre” en Robledo.