Juan José Hoyos
Columnista

Juan José Hoyos

Publicado el 02 de julio de 2018

EL CIELO DE LA DERROTA

Hace unos años, tuve una felicidad que jamás olvidaré: por fin logré conocer a Santa María de los Buenos Aires, la capital de Argentina. Era diciembre y estaba empezando la primavera. Me bajé del avión feliz, pero rendido por el cansancio de un viaje de más de 10 horas entre El Dorado, de Bogotá, y el aeropuerto de Ezeiza, en Buenos Aires.

Durante el breve recorrido entre el aeropuerto y la ciudad, no logré ver sino “villas miseria”―aquí les decimos tugurios y en Brasil, favelas―, situadas a un lado de la autopista. Más tarde reconocí a lo lejos las cúpulas de una especie de templo: era el estadio de La Bombonera. Al final del viaje, casi me voy de espaldas mirando el colosal obelisco situado en la avenida 9 de Julio.

Más tarde, tuve que viajar a la Ciudad de la Plata. Allí tenía la reservación hotelera que me había hecho la Universidad de La Plata. Tenía que asistir a la presentación de un libro colectivo titulado “Tras las huellas de una escritura histórica” en el que apareció un ensayo mío titulado “El método salvaje”.

Al día siguiente, amanecí obsesionado por un pensamiento que casi no me dejó dormir. Quería buscar en Buenos Aires una dirección de una casa donde vivió durante algún tiempo un cantante criollo de tangos que yo quiero mucho, y cuyo nombre no diré para evitarle problemas. Tiempo después el hombre volvió a su patria humillado y ofendido, derrotado, con el alma por el suelo y sin un peso. Y en Buenos Aires no lo dejaron cantar ni siquiera en una milonga barata porque él era un desconocido.

Después de varios años el muchacho regresó cuando el tango todavía se escuchaba en casi todas las emisoras de radio, con muy pocas excepciones. Él no dio el brazo a torcer: siguió estudiando música, composición, armonía, guitarra...

En estos días, con el Mundial de Fútbol de Rusia, esta historia ha vuelto a mi mente viendo derrotas estrepitosas de grandes equipos como Alemania y Argentina y he recortado revistas como si fuera un niño llenando un álbum. Una de las crónicas que recorté fue esta. Es la mejor que he leído en estos días del mundial. Es de Lucas Bertolotti, un cronista argentino, enviado especial de la revista Goal. Su título dice: “¡Gracias por enamorar, Colombia!”

El resto es magistral: “Quizás no salga campeón ni clasifique a los octavos de final, pero, en un partido, este equipo ya regaló lo que casi nadie en el Mundial. Esa exquisitez de Falcao con el borde externo es un poema del fútbol. El pase de Juanfer Quintero al Tigre fue una idea de fútbol que ya casi no existe en estos tiempos modernos: tomarse ¡un segundo! y darle de lleno con el borde interno. Calibre perfecto. Un toque de James ya te regala una caricia al corazón... Todavía ni siquiera se sabe si Colombia se clasificará a los octavos de final. Tampoco si es un equipo que está para avanzar demasiado alto en el Mundial Rusia 2018. Pero, ante Polonia, es un equipo que enamoró como no lo había hecho ningún otro en este torneo. “Sobran los equipos rígidos, estructurados, monótonos y grises en este torneo. Especialmente los europeos, que crean sistemas tenebrosos para maquillar su falta de fútbol. Colombia piensa y vive al revés de esa teoría. Es un equipo que transmite alegría. Nada más y nada menos”.

Lo digo con el puño cerrado sobre el corazón, como si fuera uno de los 11 jugadores de Colombia, oyendo el himno nacional en mitad de un estadio: ¡Perder también es ganar! ¡Se vive como se juega! ¡Y el éxito es casi siempre el peor de los desastres...!”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MICHAEL GIL GÓMEZ

    Viene de la empresa privada y es el nuevo presidente del DIM. Llega con muchos proyectos y expectativas.

    $titulo

    NILTON CÓRDOBA

    Parlamentario chocoano. Corte Suprema mostró que sí puso celular de Álvaro Uribe como si fuera el suyo.