The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 20 de agosto de 2018

EL Cielo y la Tierra según Aretha Franklin

Por CINQUE HENDERSON
redaccion@elcolombiano.com.co

Parte de la historia de Aretha Franklin, un prodigio musical criada en una iglesia quien recurrió a la música secular, no es diferente a la de otros artistas estadounidenses. Pero ella revolucionó la música estadounidense. Franklin, que murió el 16 de agosto a la edad de 76 años, cantó para reyes, presidentes y luminarias. Y los conoció como iguales.

A través de todo, la profunda religiosidad de Franklin impregnó todo lo que hizo. Aretha Franklin era hija del reverendo C.L. Franklin, el predicador negro más famoso de su época y cuya iglesia en Detroit era un centro religioso y cultural para la América negra a mediados del siglo pasado.

Cuando le preguntaban quiénes eran sus mayores influencias, Aretha Franklin mencionó cantantes famosos de gospel, como Clara Ward y Mahalia Jackson. Y Franklin es la estrella de lo que se rumorea que es la mejor actuación del gospel en cinta, un documental del director Sydney Pollack titulado “Amazing Grace”, que muestra la grabación de su exitoso álbum del mismo título.

Pero por más fuerte que fuera su fe religiosa, fue la manera profunda que tenía Franklin de alterar la música gospel para ajustarse a su necesidad artística que la hizo como ninguna otra mujer cantante antes de ella o desde ella.

Durante los años 60, la música gospel se volvió más abiertamente política, con protestantes adaptando canciones religiosas para ajustarse a los tiempos. Una porción de las generaciones anteriores de negros consideraba tal cambio sacrílego, pero la generación más nueva lo encontró liberador, y aceleró sus pasos hacia la libertad que imaginaban.

Franklin absorbió la totalidad de la tradición afroamericana al pasar de cantante de iglesia a baladista a ser la mejor voz en la música soul. Sin embargo, ella tomaría un paso más sacrílego, y en un millar de juegos de palabras, gruñidos roncos y gritos de éxtasis, inyectaría la necesidad sexual en la música gospel. Al hacerlo, se convirtió en la antecesora de todos, desde Madonna y Beyoncé hasta Adele. (Franklin rehizo “Rolling in the Deep” de Adele, imagino, porque la unión de las cadencias del gospel con un amante infiel era seguramente irresistible para ella.) Otros músicos, como Ray Charles y Sam Cooke, habían mezclado los dos, pero nadie había mezclado lo sagrado y lo sexual como lo hizo Franklin.

En una presentación en vivo en 1970 de una de sus más grandes y extrañas canciones, “Spirit in the Dark,” escrita por Franklin, ella comienza con bajos acordes de gospel y bajos gemidos gospel. Entonces el ritmo se acelera a medida que llama a sus “hermanos” y “hermanas”. Estos deben ser hermanos y hermanas cristianos, ¿no? Pero luego canta, “¡Levántate, Sally, levántate!” de la canción infantil “La pequeña Sally Walker”. Y usa las notas de “Mustang Sally” sobre una mujer sexualmente fácil que corre por toda la ciudad. Ella le dice a los oyentes que “pongan las manos en sus caderas” y “cubran sus ojos”. La línea de la canción de cuna después de “caderas” que Franklin omite es “deje que se resbale su columna vertebral”.

Todo el tiempo, las personas obtienen el espíritu en la oscuridad. ¿Qué espíritu es esto? ¿Por qué lo están consiguiendo en la oscuridad? ¿Qué hay en poner manos en las caderas y dejar que la columna vertebral se deslice que hace que Franklin quiera incluir incluso una parte de ella en una canción gospel? ¿Desde cuándo es “grooving” la palabra correcta para una danza sagrada? ¿Por qué las personas se cubren los ojos?

Franklin era una mujer siempre felizmente viva ante la promesa de la presencia masculina. En su actuación en el Kennedy Center Honors en 2015, cuyo video se hizo viral y mostró al presidente Barack Obama con lágrimas en los ojos, Franklin cantó una versión perfecta de una de sus canciones más queridas, “Natural Woman”.

No hay nada expresamente religioso sobre “La mujer natural”. Pero, por supuesto, está inevitablemente afligido por el versículo de la carta de Pablo a los corintios acerca de un hombre natural, que “no recibe las cosas del Espíritu de Dios ... ni las puede conocer”. “Puede ser que un hombre natural no pueda conocer las cosas de Dios, pero fue el evangelio radical de Aretha el primero en dar a conocer que un tipo particular de mujer podría hacerlo

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    RODOLFO LLINÁS

    El científico colombiano fue galardonado en Estados Unidos con el prestigioso premio Ralph W. Gerard.

    $titulo

    BESO NO CONSENTIDO

    En la pasada marcha estudiantil, un joven besó a una periodista de TV sin su permiso. Acoso reprochable.