Juan David Ramírez Correa
Columnista

Juan David Ramírez Correa

Publicado el 08 de mayo de 2018

El derecho al “no más”

La sensación de inseguridad en Medellín está disparada y el índice de homicidios en lo que va del año creció considerablemente con respecto a 2017. Además, los atracos y fleteos se han vuelto cosa diaria, asustando a muchos gracias al efecto multiplicador de las redes sociales.

Entonces, como por ahí creen que vamos de nalgas para el estanco, toca caerle al alcalde Federico Gutiérrez, porque esto le quedó grande. Error, señores. Así no son las cosas, a eso toca poner freno y ser justos con el alcalde, porque ya está pagando un costo político muy alto al meterse de frente contra las estructuras ilegales que crearon esa sensación de inseguridad rampante.

Federico Gutiérrez se la jugó por capturar a los que ponen el terror y le ha tocado cargar con la más fea: develar el alto grado de penetración de la ilegalidad en los barrios, ese mismo que asfixia y amordaza a las comunidades con actividades ilícitas.

La cantidad de pillos que han caído demuestra ese poder subrepticio que se traga a Medellín. Cerca de 100 cabecillas de bandas han sido capturados en lo que va de este mandato. El problema, como cuando se pisa un hormiguero, es que aparecen y aparecen más pillos y con ellos una renovación violenta del poder en las estructuras ilegales. Cae uno y sale otro, poniendo su cuota de muertos para demostrar que fue bien ganado su turno.

Entonces, la conclusión es muy sencilla: como están las cosas, hay que seguir dando golpes a punta de fuerza pública para diezmar con contundencia a esas estructuras, sin limitar –aumentando, mejor- las inversiones sociales integrales en los territorios que se logran liberar de la ilegalidad y evitar así que sean copados de nuevo por prácticas nefastas.

Pero a esto hay que sumarle una tarea ciudadana: decir no más a la connivencia silenciosa con la ilegalidad. Las comunidades agobiadas por la dinámica perversa de la violencia deben ejercer su derecho al “no más”. Seguro que son capaces. Así lo hicieron en muchos barrios de la comuna 13, donde los colectivos artísticos se plantaron ante el expendio de vicio, los atracos, la intimidación y los asesinatos, sembrando un arraigo por la vida por encima de la muerte.

El alcalde lo está haciendo bien. Tengo el pleno convencimiento de que debe seguir apretando y la certeza de que la sociedad no lo va a dejar solo, pues entenderá que no puede seguir acolitando la mayor muestra del subdesarrollo que tenemos: dejar que la perversión de la ilegalidad se imponga al derecho a decir “no más”.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    TIGER WOODS
    Tras cinco años de problemas y lesiones, ganó el torneo final de la PGA y volvió a los primeros lugares del golf.

    $titulo

    D. I. MEDELLÍN Y ATL. NACIONAL
    Los equipos paisas van de mal en peor. Fútbol pobre, pérdida de puntos y su clasificación a finales comprometida.