Taller de Opinión
Columnista

Taller de Opinión

Publicado el 19 de septiembre de 2018

El hacha de mis mayores

Por Felipe Osorio Vergara
Universidad de Antioquia
Facultad de Periodismo, 2° semestre
felipeosoriov@hotmail.com

“Yo no sé si en otras partes del mundo sean como nosotros, los antioqueños, que vivimos obsesionados con tener un pedazo de tierra. [...] Así como para vivir hay que tener agua y aire y hogar, aquí sentimos que también hay que tener tierra, si no para vivir, al menos para morirnos en ella”. Héctor Abad Faciolince, La Oculta.

El siglo XIX en Colombia estuvo marcado por la agitación política y social, primero por el descontento de cientos de años de dominio colonial español, desencadenando la guerra de independencia; segundo, por la guerra interna entre federalistas y centralistas; tercero, por las guerras civiles que desmembraron la Gran Colombia en 1830 y, posteriormente, por las nueve guerras civiles bipartidistas que mancharon de sangre los campos colombianos y que culminarían con la Guerra de los Mil Días. Pero aunque el contexto decimonónico era complejo, desde Antioquia se darían pasos agigantados para llevar el progreso al centro-occidente del país.

En Antioquia, como en todas las provincias colombianas del siglo XIX, había una élite terrateniente, lo que obligaba a miles de campesinos a ser jornaleros en las haciendas, sin posibilidad alguna de ser propietarios. Sin embargo, motivados por historias de guacas, exhaustos por las frecuentes guerras civiles y con un espíritu aventurero, miles de campesinos emprendieron camino hacia el sur para buscar mejor futuro en las montañas del Viejo Caldas, dando origen a un proceso denominado como la Colonización antioqueña.

Los colonizadores, dotados del apoyo familiar, una recua de mulas, un hacha y un machete, se lanzaron a domar las escarpadas montañas de la Cordillera Central y a descuajar los densos bosques andinos. La Colonización antioqueña consolidó el minifundio y cambió de vocación a Antioquia de una provincia minera a una agrícola, además de conectar el centro-occidente del país con el resto de la República. Para el siglo XX, “la fábrica reemplazó a la finca como eje del mercado del trabajo”, como escribió en 1948 el estadounidense James Parsons, en su tesis La colonización antioqueña en el Occidente colombiano, testimoniando el cambio de modelo productivo en la Antioquia de mediados del siglo XX.

*Taller de Opinión es un proyecto de
El Colombiano, EAFIT, U. de A. y UPB que busca abrir un espacio para la opinión
joven. Las ideas expresadas por los columnistas del Taller de Opinión son libres y de ellas son responsables sus autores. No comprometen el pensamiento editorial de El Colombiano, ni las universidades
e instituciones vinculadas con el proyecto.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    VALERIA CABEZAS

    Atleta vallecaucana. La cuarta medalla de oro para Colombia en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

    $titulo

    ROBERTO PRIETO

    Acordó con la Fiscalía cinco años de cárcel tras aceptar cargos de corrupción en la Ruta del Sol.