Juan David Ramírez Correa
Columnista

Juan David Ramírez Correa

Publicado el 31 de julio de 2018

El hiperchiste

Lean, pues: “Desde el 2007, el chavismo le ha quitado ocho ceros a la moneda. Es un maquillaje inútil para tratar de disfrazar el fracaso de un modelo”. Lo dice el escritor y columnista de opinión Alberto Barrera Tyszka, en un artículo en el New York Times.

Barrera no se equivoca. Sus palabras confirman el mal chiste de la economía venezolana, creado por el chavismo. Humor deprimente que se torna peor con las proyecciones que prevén una inflación de un millón por ciento para finales del año. ¿Quién lo dice? El Fondo Monetario Internacional.

Venezuela se desintegra económicamente. Sí, se cae como un castillo de naipes. El chiste es tan dramático que la hiperinflación -la primera de América Latina- es equiparable a las que vivieron Alemania y Zimbabue, países que en 1923 y en 2000, respectivamente, sufrieron las mayores hiperinflaciones de las que se tenga registro. La diferencia es que en estos países sí se preocuparon y se pellizcaron. En cambio, en Venezuela, todo lo que se trata de hacer -que es lo que diga Maduro- sale mal.

El bolívar ya no sirve como moneda de cambio. No genera poder adquisitivo. La gente no transa con él porque en cualquier momento pierde su valor. Lo que la gente gana mensualmente al rebusque no alcanza ni para comprar un kilo de carne y dentro de poco ni una libra. Los billetes, entonces, son papelitos inútiles que ni a los numismáticos les caen en gracia. No hay que ser un experto para comprender que allá las cosas no van para ninguna parte. Bueno, sí van para un punto: la debacle total. Un paréntesis, para que vean esta otra perlita, que hace más charro el chiste: la proyección económica del PIB real muestra una caída del 18 % para este año, una consecuencia clara de la falta de producción de bienes.

Entonces, un país sin economía fiable, con el chorro del petróleo -su fuente de mayor ingreso, la que ha sostenido al nefasto régimen- chueco y destruido, con una escasez dramática de alimentos y medicinas, con gobernantes y militares desangrando lo poquito que queda en las arcas estatales y una represión bárbara hacia la oposición, pues lleva a decir que la comedia creada por el chavismo es una de las más patéticas de la historia, donde los chistes como la hiperinflación no dan risa.

Nicolás Maduro les prohibió a sus ministros decir la palabra “hiperinflación”. Según él se está fraguando desde afuera una “guerra inflacionaria contra el revolucionario pueblo bolivariano”. Pura actitud paranoica característica de dictador bananero al que va a tocar explicarle con plastilina que el pueblo, ese que dice defender, tiene a un monstruo apretándole el cuello. Bien lo dijo una enfermera venezolana, que se gana el salario mínimo: “Soy rica, pero pobre”, porque ese montonón de bolívares que se gana al mes, simplemente representan unos cuatro dólares que no alcanzan para nada.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JON MCBRIDE

    Astronauta estadounidense del transbordador Challenger, estuvo en Medellín dando charlas para jóvenes.

    $titulo

    AGRESIÓN A GUARDAS DE T.

    En video quedó la violenta e injustificada agresión a unos agentes de tránsito que hacían un operativo.