Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 11 de enero de 2018

EL HORROR CADUCA ANTES QUE LA BELLEZA

Por JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS
redaccion@elcolombiano.com.co

El horror caduca antes que la belleza. En agosto de 2009 la princesa Mette-Marit, de Noruega, viajó a Presteid, un pueblo a 1.500 kilómetros de Oslo. Se cumplían 150 años del nacimiento de Knut Hamsun, premio Nobel de Literatura en 1920, y la futura reina de Noruega fue la encargada de inaugurar un espectacular Centro Hamsun. Todos los honores parecerían pocos para recordar al escritor noruego más universal después de Ibsen si no fuera porque el homenajeado dejó dos piedras en nuestros zapatos. Una de ellas es el elogio fúnebre que en 1945 dedicó a un “guerrero de la humanidad” que acababa de suicidarse: Adolf Hitler. Certificada la derrota alemana, nadie podía acusarle de oportunismo como cuando regaló la medalla del Nobel a Goebbels o celebró la ocupación de su propio país: cinco años bajo el yugo nazi.

Mette-Marit y las autoridades que la acompañaban conocían de sobra el pasado de un novelista apestado y popular a partes iguales. Su popularidad es la segunda piedra. En 1890 Hansum publicó Hambre, una de las novelas más influyentes de las letras contemporáneas. De Kafka a Thomas Mann pasando por Bukowski o Paul Auster, la lista de sus admiradores ilustra su influencia. Por el lado hispánico habría que añadir a Juan Rulfo, que llegó a sostener que toda buena literatura venía de Escandinavia.

Ni que decir tiene que el museo de Presteid recuerda a su ilustre patrón sin que las luces de su obra oculten las sombras de su vida. Su mera inauguración supuso la reconciliación con la mitad buena de un artista incómodo al que, terminada la guerra, le aplicaron la cómoda teoría del mal irracional: fue enviado a un psiquiátrico.

El modelo noruego, sin embargo, no parece de importación fácil. Tardaremos en ver a la primera dama de Francia, profesora de literatura, inaugurando un centro de estudios con el nombre de Louis-Ferdinand Céline. Ha bastado el anuncio de que editorial Gallimard publicará este año sus panfletos antisemitas para que se reactive la polémica en torno al mejor escritor francés de su tiempo (junto a Marcel Proust). “Si el fascismo y el comunismo solo hubieran seducido a los imbéciles habría sido más fácil librarse de ellos”, afirmó, en una frase célebre, Jean-François Revel. Si Céline solo hubiera escrito el ramplón y vomitivo “Bagatelas para una masacre” podríamos vomitar y quedarnos tranquilos. El problema es que escribió también una obra maestra: “Viaje al fin de la noche”, insuperable retrato de los tiempos modernos. Que se puede ser genial y monstruoso es ya un lugar común. Lo importante es que el genio no maquille al monstruo. Ni viceversa.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    UNIÓN CICLÍSTICA INTERNACIONAL

    Se atrevió a pedirle al Sky una suspensión provisional para Chris Froome, intocable del ciclismo.

    PADRES DE LA FAMILIA TURPIN

    En California, E.U., mantenían a sus 13 hijos en una escandalosa situación de maltrato y violencia familiar.