The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 25 de agosto de 2018

El más reciente paso atrás de Trump para el clima

Ha sido un mal mes para la lucha contra el cambio climático. En medio de olas de calor, incendios forestales, sequías y hielo ártico que se derrite, el presidente Trump ha apuntado contra los dos pilares centrales de los ambiciosos esfuerzos de su predecesor para reducir las emisiones de dióxido de carbono. Después de proponer a principios de agosto congelar un aumento programado en los estándares de ahorro de combustible para automóviles y camionetas, la administración Trump dijo el 21 de agosto que buscaría debilitar el Plan de Energía Limpia de la era Obama, destinado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de plantas de energía eléctrica a carbón. Esos dos sectores económicos -transporte y producción de energía- son los máximos contribuidores a las emisiones de gas de efecto invernadero en EE.UU., representando 56 % del total.

Al enfrentar el Plan de Energía Limpia, Trump dice que quiere ahorrar carbón, pero la realidad es que el carbón no va a regresar. Las fuerzas del mercado conspiran contra él. Incluso sin política alguna, se espera que los imperativos económicos impulsando la transición hacia combustibles más limpios reduzcan las emisiones de dióxido de carbono en el sector energético en un 33% con base en sus niveles de 2005 para el año 2030, según la Agencia de Protección Ambiental. Con el plan de Obama, la reducción sería de 36 %; con la nueva Norma de Energía Limpia sería de 33 % a 34 %.

El declive del carbón está siendo impulsado mucho menos por la regulación gubernamental que por los precios baratos del gas natural y la caída de los costos de la energía renovable. Por lo tanto, eliminar el plan de energía limpia de Obama no puede ahorrar carbón, aunque el plan erróneo de la administración Trump de subsidiar plantas de carbón no competitivas podría hacerlo, al menos en el corto plazo. Entonces, ¿por qué es importante la propuesta de revertir las regulaciones climáticas del sector energético si no cambiará mucho la trayectoria de las emisiones de carbono?

En primer lugar, la orientación política del gobierno brinda a los inversores y las empresas de servicios públicos certeza sobre las perspectivas de inversión y garantiza la reducción de las emisiones, incluso si el mercado cambia. Del mismo modo que algunos pronosticaron el colapso de los precios del gas natural hace una década, existe una amplia gama de incertidumbre sobre cómo serán los precios de la energía a futuro.

En segundo lugar, la manera correcta de evaluar si una política tiene sentido es no sólo mirar los impactos de sus emisiones sino también comparar sus costos con sus beneficios. Incluso con el análisis actual de la EPA, que hace suposiciones que minimizan los beneficios climáticos y aumentan los costos de implementación, el Plan de Energía Limpia entregó muchos más beneficios netos para el pueblo estadounidense que el reemplazo propuesto. Esto se debe a que la reducción del uso del carbón en el sector de la energía no solo genera reducciones de emisiones de carbono sino también niveles más bajos de contaminantes locales, como la materia particulada.

Tercero, y lo más importante, aunque el Plan de Energía Limpia no se acercó a las reducciones de emisiones necesarias para evitar impactos severos de cambio climático, era un punto de partida para limpiar el sector energético. Enviaría señales de inversión y ofrecería una base para reducciones más profundas en las emisiones de dióxido de carbono para cumplir con la meta acordada a nivel global de limitar el aumento de temperatura a bien por debajo de dos grados celsius, o 3,6 grados Fahrenheit. Por ejemplo, un impuesto sobre el carbono a partir de US$50 por tonelada (que es la estimación de la administración de Obama del costo del daño de las emisiones de carbono) daría lugar a reducciones de emisiones del sector eléctrico en 2030 en relación con 2005 que son aproximadamente el doble de lo que serían bajo el Plan de Energía Limpia, de acuerdo con un análisis que ayudé a preparar para el Centro sobre Política Energética Global en la Universidad de Columbia.

Acabar con el plan de energía limpia es un gran paso hacia atrás. Pero lo más importante para recordar es que incluso si un futuro presidente vuelve a poner en práctica las políticas climáticas del presidente Obama, todavía se necesitan políticas más exhaustivas y estrictas para hacer frente a las crecientes amenazas de cambio climático que vemos a nuestro alrededor. Esa realidad es comprendida por el público estadounidense y cada vez más incluso entre las compañías petroleras y algunos republicanos que se han pronunciado a favor de un impuesto sobre el carbono.

El daño causado por la revocación de la administración Trump de las políticas climáticas del presidente Obama no es tanto un fuerte aumento en las emisiones de carbono como la pérdida del liderazgo estadounidense y el desperdicio de la oportunidad de salvar a generaciones futuras de los graves impactos del cambio climático.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    BOCA JUNIORS / RIVER PLATE

    Tras un vibrante clásico, la final de la Copa Libertadores sigue abierta para los dos populares conjuntos.

    $titulo

    JAVIER LÓPEZ

    Defensa del Santa Fe. Contra el Junior ajustó su novena expulsión por violencia contra los rivales.