The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 18 de octubre de 2016

El pánico perpetuo de la crianza americana

Pasé mucho tiempo escuchando las quejas de padres de familia alrededor del mundo. Recientemente en Kiev, una madre trabajadora me contó el chiste sobre cómo los ucranianos son criados por parejas del mismo sexo: sus madres y abuelas.

Cuán difícil o fácil es criar hijos, especialmente cuando trabaja, es una gran parte del bienestar de las personas en todas partes.

En otros países ricos, hasta en Ucrania, los padres de familia consiguen ayuda del Estado en los primeros años de sus niños. Los americanos consiguen prácticamente nada.

Lo que sí conseguimos es una ansiedad nacional generalizada. Un estudio en la Revista Americana de Sociología encontró que americanos con hijos son 12 por ciento menos felices que los que no tienen hijos, la “brecha de felicidad” más grande entre 22 países ricos encuestados. Las principales fuentes de la infelicidad de los padres de familia son la falta de vacaciones remuneradas y licencia médica, y el alto costo del cuidado infantil, dijeron los autores.

Las ofertas para la niñez temprana varían, pero en todas partes en Europa y Canadá son mucho más generosas que en los Estados Unidos. Papás ucranianos podrán no cambiar suficientes pañales, pero su gobierno ofrece licencia de maternidad remunerada; preescolar prácticamente gratis y pagos por bebé equivalentes a ocho meses de un salario promedio.

Las costumbres de crianza americanas pueden alarmar a los extranjeros.

El estrés de manejar todo esto sola golpeó a la periodista finlandesa Anu Partanen, quien pronto después de mudarse a Nueva York tuvo su segundo ataque de pánico (el primero sucedió cuando se perdió en un bosque de Laponia).

“Mientras los ciudadanos nórdicos frecuentemente no se dan cuenta de lo bien que lo tienen, los americanos parecen no darse cuenta de lo terriblemente que están siendo tratados,” escribe en su libro “La teoría nórdica sobre todo”. Partanen señala que muchos europeos pagan impuestos sobre los ingresos solo un poco más altos que los americanos, mientras que los suecos y los británicos pagan menos, y todos consiguen mucho más a cambio. Ella concluyó: “Tal vez yo no estaba llena de ansiedad porque venía de un país extranjero. Tal vez estaba llena de ansiedad porque me estaba convirtiendo en americana.”

Dejar a América por París tuvo el efecto contrario. De repente no todo estaba sobre mis espaldas. Gradualmente entendí por qué las madres europeas no vivían en pánico perpetuo sobre el equilibrio entre la vida y el trabajo, y no escriben libros sobre cómo las madres ejecutivas deberían hacer más esfuerzo. Sus gobiernos las están ayudando, y lo están haciendo de manera competente.

Ambos candidatos en las elecciones americanas han adoptado una postura en cuanto a esto. Trump (quien en un entonces alardeó que nunca había cambiado un pañal. Lo cual podrá explica el porqué se casó con dos mujeres de Europa oriental) dijo hace un año que sentía escepticismo sobre la licencia familiar remunerada y se oponía al preescolar universal. El candidato ni siquiera tenía claridad sobre la política de su propia compañía en cuanto a padres de familia: decía que ofrecía cuidado infantil interno para empleados cuando realmente era un servicio pagado para huéspedes del hotel llamado Trump Kids.

Recientemente, necesitado de votos femeninos, y por solicitud de su hija Ivanka, Trump presentó un plan para seis semanas de licencia remunerada para madres y créditos tributarios para padres. También reduciría regulaciones sobre el cuidado infantil para “permitir que el mercado funcione”.

Las propuestas de Hillary Clinton incluyen 12 semanas de licencias médicas y familiares para hombres o mujeres, limitar los costos del cuidado infantil, subir los sueldos de empleados de cuidado infantil (actualmente reciben menos que los aseadores); y ofrecer prekinder para todos los niños de 4 años.

Yo ya envié mi voto por correo. Es un voto para hacer a América grande, convirtiéndola en más similar al resto del mundo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    BOMBEROS DE LA UNIÓN (ANT.)

    Por su profesionalismo y rapidez en acudir al lugar del accidente del avión. Un reconocimiento de todos.

    $titulo

    CARLOS COLLINS

    Ante los incumplimientos en la entrega del Túnel de La Línea, el Gobierno le suspendió los contratos.