Francisco Cortés Rodas
Columnista

Francisco Cortés Rodas

Publicado el 10 de julio de 2018

El proceso de la descivilización

En las últimas semanas se ha manifestado de forma dramática algo realmente grave que golpea el proceso de pacificación de la sociedad que avanzaba desde las negociaciones y el acuerdo de paz con las Farc: el asesinato de líderes sociales y defensores de derechos humanos, fenómeno que viene ocurriendo desde la firma del mencionado acuerdo. La Oficina de Naciones Unidas de Derechos Humanos asegura que han sido asesinadas 178 personas desde 2016, mientras que la Defensoría del Pueblo reporta 311 víctimas en todo el país hasta junio 30 de 2018. Mientras se afinan estas diferencias los asesinatos aumentan y el Estado sigue rezagado en las tesis del lío de faldas y de la no sistematicidad.

¿Qué puede estar pasando? Hay importantes explicaciones de polítólogos y funcionarios del Estado sobre el resurgimiento de un nuevo paramilitarismo que no puedo presentar aquí. Otra interpretación puede ser que la sociedad colombiana está entrando en un proceso contrario al de la civilización en el sentido que le da Norbert Elias. Algo similar sucede en países regidos por populistas de derecha como Trump, Erdogan, en los que se trata de impulsar la desdemocratización general y la puesta fuera de escena del Estado de derecho.

Elias describió el proceso de civilización como una tendencia a largo plazo de la interacción social orientada por el control de nuestros sentimientos y la habilidad para organizar nuestras vidas. Esto conduce a un fuerte autocontrol individual y a una apertura del proceso de pensamiento. La descivilización representa lo contrario, como lo muestra Oliver Nachtwey en La sociedad del descenso. En sociedades que entran en la senda de la descivilización ha aparecido en la esfera pública una forma de furia descontrolada; el odio se expresa abiertamente; sentimientos peligrosos, fantasías de violencia e incluso el deseo de matar son expresados de manera frívola. En estas sociedades los individuos pierden algo fundamental como el control de los afectos, el autocontrol y la autoconfianza del sujeto y aparecen emociones desatadas como el odio y la venganza.

En este sentido puede interpretarse la polarización de la sociedad colombiana en términos de un retroceso hacia fases históricas de guerra y violencia. La polarización -en las dos direcciones- generó, mediante campañas de odio y mentira contra el enemigo, el florecimiento de sentimientos de aborrecimiento, venganza y el deseo de eliminar físicamente al enemigo.

La polarización y el radical enfrentamiento entre los dos bandos fue entonces la escuela preparatoria para abandonar lo poco que se había conseguido en términos de civilización: autocontrol, autonomía, solidaridad comunitaria, protección de los ciudadanos y aseguramiento de sus derechos. La sociedad colombiana, que hoy registra muchos asesinatos de líderes sociales, pareciera que abandona nuevamente el proyecto de una sociedad pacificada, liberal, más igualitaria, y se hunde en una nueva forma de barbarie. Si el contexto de polarización sirvió como ambiente preparatorio para que se desataran la furia y la venganza, ¿qué desata el ataque de sicarios y de bandas criminales contra los líderes sociales? ¿Qué conduce del primer paso al segundo?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ENVIGADO HACIA EL TEATRO

    En su edición N°.19, este festival ofrecerá 15 días de artes escénicas con una nutrida y variada oferta.

    $titulo

    GUILLERMO ALFONSO JARAMILLO

    Alcalde de Ibagué. Amenazó con represalias a El Nuevo Día, cuya línea informativa no le gusta. Ya se disculpó.