Ana Cristina Aristizábal Uribe
Columnista

Ana Cristina Aristizábal Uribe

Publicado el 17 de julio de 2018

El que me da la comida

¿Ya se dio cuenta quién lo alimentó hoy? ¿Ya agradeció al que hizo posible el café, la arepa, el pan o el jugo de naranja de hoy? ¿Sabe quién hizo posible que ayer comiera arroz, papa, tajada de plátano, tomate, sopa de verduras, fríjoles o un buen sancocho? ¿Sabe quién hizo posible la última hamburguesa o el vaso de leche?

No son los cocineros, ni los supermercados: son todos los que están en el campo, trabajando la tierra y los animales. Ellos son los que nos alimentan, los que saben trabajar la tierra para que nosotros, los urbanitas podamos comer. Si no, nos tocará irnos mañana a sembrar el campo (sueño de muchos) nos sacaríamos un ojo mientras aprendemos a cultivar la tierra para que nos dé los alimentos; porque la cosa no es ir enterrando semillas para que al tiempo brote una cebolla u ordeñar una ubre para que salga leche. Hay que conocer tiempos, tierras, manejo de plagas y mil cosas más que ni sé nombrar.

Si ellos no estuvieran todo el día en función de la cosecha y del cuidado de los animales, no podríamos comer nada de lo que comimos ayer, de lo que comeremos mañana. Los alimentos no vienen del supermercado: vienen de la tierra. Y alguien tiene que saber trabajar esa tierra y esos, no somos los urbanitas.

Pero cada vez hay menos población rural porque, al menos una buena parte de Colombia, la están desplazando, porque sus condiciones de vida son dificilísimas, porque sus hijos prefieren marcharse para la ciudad ya que el campo es cada vez menos atractivo: la educación es deficiente; los establecimientos de salud, si acaso, serán de primer nivel; las vías de comunicación siguen en la época colonial; disponen de muy pocos medios para la diversión, las bibliotecas son casi de fachada; los recursos, en fin, son escasos. El campo no ofrece condiciones dignas de vida, ni medianamente similares a las de la ciudad.

En la ciudad dependemos de los que trabajan el campo, de los campesinos. Pero poco se hace para facilitarles condiciones nobles, meritorias, que los motiven para seguir habitando su campo, al que aman, donde nacieron, de donde no quisieran irse. Qué bueno sería que el próximo gobierno de Colombia, que tantas expectativas ha sembrado, atienda las necesidades de los que trabajan el campo con las manos.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    MICHAEL GIL GÓMEZ

    Viene de la empresa privada y es el nuevo presidente del DIM. Llega con muchos proyectos y expectativas.

    $titulo

    NILTON CÓRDOBA

    Parlamentario chocoano. Corte Suprema mostró que sí puso celular de Álvaro Uribe como si fuera el suyo.