Francisco Cortés Rodas
Columnista

Francisco Cortés Rodas

Publicado el 18 de octubre de 2016

El retorno de lo público

Para hablar de política y democracia en este momento hay que volver al problema coyuntural que ha resultado de la polarización de la sociedad, el triunfo del NO en el plebiscito, la deplorable campaña de odio y mentira promovida por el uribismo, la abstención y la corrupción de los políticos en general. Debo decir que en el gobierno del presidente Santos también se han cometido errores políticos graves. Él, que ha luchado tanto por sacar adelante las negociaciones, fue triunfalista y descuidó las obligaciones de la campaña. Estos hechos muestran un déficit de política y un fracaso de la democracia.

Sin embargo, de esta situación tan difícil que ha producido el triunfo del No en el plebiscito, y ante la posibilidad real de volver a la guerra, la gente de repente despertó y se han lanzado a las calles los del Sí, algunos del No y unos cuantos abstencionistas. Muchos empresarios firmaron una carta reclamando una solución política rápida que impida el escalamiento de la confrontación. Lo mismo han hecho colombianos residentes en el exterior, profesores universitarios, la iglesia, los sindicatos.

Esta acción espontánea de las masas indica que se está generando una nueva política, una política que está por encima de los partidos y de los políticos tradicionales, una política que busca, que el mayor deseo y la más grande aspiración de la sociedad colombiana, la paz, sea alcanzada, y que el Acuerdo Final, con los posibles ajustes que habrá que hacerle, sea implementado.

Esta nueva forma de política, que se ha dado en las grandes movilizaciones campesinas, indígenas, estudiantiles de los últimos años, está hoy nuevamente en las calles; los estudiantes por medio de las redes sociales se han encargado de animarla y coordinarla. En muchas ciudades y pequeñas poblaciones han marchado miles de indígenas, víctimas, campesinos, sindicalistas, pidiendo con velas encendidas, con consignas, pancartas y cantos, que no quieren vivir más la guerra, la extorsión y el secuestro. En la plaza de Bolívar, tejida con el manto blanco que diseñó Doris Salcedo, en el que fueron pintados con ceniza los nombres de miles de víctimas, se simbolizó de la forma más sentida y profunda, en “Sumando ausencias”, lo que la sociedad colombiana reclama: !Acuerdo ya! Y esto quiere decir también un cambio sustancial en la política y la democracia.

De forma similar a como sucedió en Egipto en la plaza de Tahrir, en España con los indignados, en Grecia en la plaza Syntagma, en los Estados Unidos con el movimiento Okupa, miles de ciudadanos en Colombia experimentan en estas acciones públicas una forma de democracia participativa, directa, que no concuerda con la lógica dominante de la representación política.

La movilización ciudadana que se está dando en Colombia irrumpe en el espacio público y produce un cambio en la constelación de las fuerzas políticas. Esta acción política de la ciudadanía es fundamental para sacar el proceso de la crisis y debe ser reconocida por los partidos y el gobierno como una expresión democrática a favor de la paz.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    OSCAR PAREJA

    El exjugador del DIM fue elegido como el mejor entrenador del 2016 en la liga de fútbol de Estados Unidos.

    $titulo

    CARLOS ENRIQUE AREIZA

    Un juzgado de Medellín lo condenó por el delito de falso testimonio, en el caso de Luis Alfredo Ramos.