Julián Posada
Columnista

Julián Posada

Publicado el 05 de agosto de 2017

Emoción

La escena resultaba emocionante, ataviados con su traje, que los identifica como silleteros, es decir, como portadores de una tradición inmaterial de este país, descendieron de los buses que los traían de sus veredas, cada uno se acomodaba el sombrero, la ruana, la falda o el carriel, asumían su mejor postura, formales se ubicaron en las escaleras de ingreso a Plaza Mayor, eran más de cuatrocientos, desde el mirador que da a ese espacio, el fotógrafo enfocaba y daba instrucciones para que el registro fuese el adecuado, abajo, con el megáfono se impartían instrucciones para moverse arriba o abajo, a derecha o izquierda, la foto será un documento para la historia, todos los presentes nos sabíamos testigos de algo inolvidable, se celebraban sesenta años de esta tradición, la luz iluminaba de manera cálida la escena, el momento resultó memorable.

Era también un día triste, uno de ellos había sido asesinado, la tierra teñida de rojo, las flores vestidas de luto, de vuelta a la tierra, a él y a otros tantos ausentes se les rindió un sentido homenaje esa noche; un toque de diana nos recordó el dolor de la ausencia y el valor de la vida en una ciudad que ama y odia con tanta pasión. Mil invitados les dijeron a los silleteros lo que ellos significan, de pie se les aplaudió cuando ingresaron al lugar, allí se condecoró a los pioneros, algunos por su avanzada edad no pudieron asistir, se dio la bienvenida a los niños que reemplazarán a los más viejos; se brindó en su honor, para ellos se sirvió la cena y se les acogió como protagonistas de una Feria que es la celebración que hacemos cada año alrededor de las flores, sus cultivos y su manera particular de ordenar esos hermosos atados que hace sesenta años descendieron de la montaña y que al inicio eran solo veinte y que se exhibieron en el atrio de la Catedral.

Agradecimiento eterno a don Arturo Uribe Arango, director de la oficina de Turismo y Fomento de Medellín que decidió invitarlos esa primera vez para entretenimiento de los ciudadanos.

La silleta les ha permitido a muchos conocer el mundo, educarse, viajar, expandir su parcela, los silleteros nos recuerdan que un municipio como Medellín está compuesto por un 70 % de área rural. Dentro de las categorías que año a año juzga un jurado heterogéneo y sensible, las silletas tradicionales resultan todo un reto, cada uno la elabora con flores de su jardín, algunos se han empeñado en recuperar especies que se creían desaparecidas, los ramos que las componen son un ejemplo de diversidad y riqueza cromática, en otras categorías la tradición evoluciona, ciertos elementos le han permitido hacerlo, el movimiento es uno de ellos, tarea dura reconocer y premiar estos campesinos, al paso de un silletero florece la vida.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    FELIPE BAYÓN

    Nuevo presidente de Ecopetrol. Una brillante hoja de vida con importantes cargos en el sector petrolero.

    $titulo

    ALCALDÍA DE BUENAVENTURA

    Se “perdieron” cuatro mil millones de pesos y nadie de la administración ni del banco sabe qué pasó.