The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 12 de enero de 2018

EN CUANTO AL DETENGA Y REGISTRE, AÚN NO PODEMOS CELEBRAR

Por PHILLIP ATIBA GOFF
redaccion@elcolombiano.com.co

El año pasado, los 290 homicidios en la ciudad de Nueva York fueron un bajo histórico. Esa es buena noticia para la ciudad, el Departamento de Policía -y reformistas de la policía. Eso es porque las reformas que llevan a que la disminución del detenga y registre van acompañadas de un número tan bajo de crímenes violentos.

Reformistas de la policía por mucho tiempo han alegado que ponerle fin al detenga y registre le ayudaría a las comunidades, no les haría daño. Pero al oponernos a la política, no señalamos los efectos a largo plazo sicológicos o sociales que la práctica tuvo sobre una generación de jóvenes negros y latinos. Es urgente que científicos sociales, departamentos de policía y defensores midan los costos sociales, porque la actividad policial molesta y disparatada sucede por todo el país.

Deberíamos empezar por escuchar a los objetivos de estas prácticas. Un adolescente de Harlem llamado Alvin dijo haber sido detenido por la policía en 2011. No era la primera vez que la policía lo detenía. Los agentes lo amenazaron con golpearlo en la cara y quebrarle un brazo, y le dijeron que lo habían detenido porque era un “perro callejero”. Tales testimonios en primera persona ayudaron a provocar un debate nacional sobre el detenga y registre y disminuir la práctica. Pero el efecto final en la vida de Alvin es desconocido.

¿Cómo cuantificamos los efectos de incidentes como éste? No sabemos porque no hemos hecho la labor de medirlos. Pero si la razón por la cual detenga y registre era objetable es que era una carga demasiado pesada sobre hombres negros y latinos, ¿no deberíamos encontrar tiempo y recursos? Si no lo hacemos, ¿cómo vamos a saber si otras prácticas hacen aún más daño?

No sorprenderá a nadie que recuerde la verguenza del exdirector del FBI James Comey por la falta de datos federales sobre el uso policial de la fuerza mortal saber que también hay poca investigación sobre lo que sucede después de una detención policial.

Lo que desconocemos se extiende a la misma tasa de homicidios en declive de Nueva York. Aunque no es claro por qué el crimen ha bajado, el Departamento de Policía elogia el análisis avanzado por ayudarle a controlar el crimen violento. La implicación es que incluso sin conocer las causas de las tendencias delictivas, la policía aún puede lograr sus objetivos si mide los resultados “importantes”.

El problema es que el crimen tradicionalmente ha sido el único resultado que se considera lo suficientemente importante para medir. De hecho, un informe reciente de las Academias nacionales de la Ciencia sobre la vigilancia proactiva se lamentó porque, comparada con la investigación sobre cómo influye la policía en las tasas de criminalidad, “proporcionalmente hay muy poca” investigación sobre el sesgo racial o las consecuencias sociales del contacto policial. “Estos vacíos en la investigación dejan a los departamentos y comunidades de policía preocupados”, agregó el informe, “sin una base de evidencia desde la cual tomar decisiones informadas”.

Se necesita el cambio urgentemente, considerando la evidencia emergente que demuestra que la vigilancia influye sobre una gama más amplia de resultados que sólo el crimen. Investigación por Amanda Geller y colegas sugieren que detenciones de la policía pueden aumentar estrés y hasta provocar respuestas similares al síndrome de estrés postraumático en gente joven, uno de varios resultados que una ciencia emergente conecta con contacto policial negativo.

La experiencia de Francia encuentra apoyo en trabajo desarrollado por los politólogos Vesla Weaver y Amy Lerman. Su investigación sugiere que las detenciones de la policía llevan a la gente a permanecer “fuera de la red” - usando servicios públicos con menor frecuencia por temor a aún más contacto policial indeseado y hasta produciendo menos participación de votantes a través de los vecindarios.

Si la vigilancia como el detenga y registre hace más probable que nos enfermemos y menos probable que votemos, y más dispuestos a violar la ley, entonces tenemos que descubrir el alcance total de sus consecuencias. Si no lo hacemos, no podemos hacer responsable a la policía de lo que esos daños terminan siendo.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ARLEY MONTOYA
    Ciclista del Orgullo Paisa. Fue el ganador del segundo Reto del Escobero del Clásico EL COLOMBIANO.

    $titulo

    AUTORIDADES DE SAJONIA, RIONEGRO
    No han podido neutralizar una banda de ladrones que tiene azotada la zona con reiterados robos a fincas del sector.