Juan José García Posada
Columnista

Juan José García Posada

Publicado el 21 de mayo de 2018

Esta semana de reflexión

En las contradictorias costumbres políticas, marcadas por el folclorismo, esta semana previa a la jornada electoral se ha instituido como de reflexión, así no se tenga suficiente claridad sobre el significado del verbo reflexionar, que puede ser la aplicación de la racionalidad con finalidades éticas, el cálculo de ventajas y probabilidades, o el período de acentuación del malestar con el estado de cosas, el escepticismo sobre la capacidad transformadora de la política, la desconfianza en los políticos y la sospecha de que las fuerzas de las tinieblas se acomodarán en la dirección del poder.

Cada cual tiene derecho a elegir una de esas tres tendencias, elección racional, cálculo de conveniencias o malestar y desconfianza. Si se opta por ir el domingo a votar y elegir, que es lo más ajustado al ejercicio de la ciudadanía, la actuación ética ha de ser autónoma y responsable y basarse en valores, así estén muy descaecidos o hayan dejado de valer. Que los políticos no tienen por qué buscar la verdad, ni la bondad ni la belleza, es una conclusión de los que a lo peor juzgan por su condición. En estos días le oí a un personaje que “el político no tiene que decir la verdad”, el mismo que trataba de justificar hace algunos meses que “la política revela lo peor de la condición humana”. Que esa haya sido su norma de costumbre, es probable, dadas las condiciones patentes de subdesarrollo político y la caída abismal de los estándares morales. Pero tal regla inferior y particular no puede ser la ley superior y general.

La primera decisión electoral debería ser la de escoger, así pueda catalogarse como el mal menor, el programa, las ideas y al personaje que despierten confianza razonable en que puedan reconstruirse el criterio de veracidad y las prácticas conducentes, para despejar la atmósfera asfixiante de cinismo, corrupción, trampas, mentiras, engaños, que están haciendo del entorno político y social un territorio tóxico, infeccioso, cochino, del que no podemos ni debemos huir aunque a veces lo quisiéramos en defensa legítima.

Todos los sondeos de opinión coinciden al retratar un estado significativo de la voluntad general, al menos hasta ayer. Desde mi propio punto de vista, muestran los resultados deseables. Los candidatos conjugan sentido común, buena fe, capacidades y competencias, vocación de servicio, experiencia, conciencia de la gravedad del momento histórico, responsabilidad y carácter. Entre todos pueden formar una verdadera gran coalición, si, además, he notado que no rehusarían un pacto conciliatorio. Incluso el fogoso aspirante que se perfila como nuevo líder de la oposición podría aceptar los términos de una suerte de acuerdo sobre lo fundamental. En fin, elegir y votar, es la primera decisión ética en esta semana de reflexión.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ENVIGADO HACIA EL TEATRO

    En su edición N°.19, este festival ofrecerá 15 días de artes escénicas con una nutrida y variada oferta.

    $titulo

    GUILLERMO ALFONSO JARAMILLO

    Alcalde de Ibagué. Amenazó con represalias a El Nuevo Día, cuya línea informativa no le gusta. Ya se disculpó.