The New York Times
Columnista

The New York Times

Publicado el 04 de septiembre de 2018

Fracaso Presidencial en Puerto Rico

Por Mekela Panditharatne
redaccion@elcolombiano.com.co

El viento y la lluvia comenzaron a azotar Nueva Orleans en las primeras horas del 29 de agosto de 2005, mientras el presidente George W. Bush estaba de vacaciones en su rancho en Texas. Cuando los diques se doblaron y el agua se vertió en la ciudad, el gobierno federal se demoró. Más tarde, las manchas del huracán Katrina -las más de 1.800 muertes relacionadas, la devastación y la lenta respuesta federal- atormentarían la presidencia de Bush, reduciendo su índice de aprobación.

El presidente Trump, que ha supervisado su propia crisis de huracanes después de las tormentas de 2017 en Texas y Puerto Rico, ha escapado en gran medida a la censura que definió a la presidencia y que persiguió a Bush después del huracán Katrina. La semana pasada, el gobierno de Puerto Rico aumentó el número de muertos oficiales de la isla, estimando que 2.975 personas murieron como resultado del huracán y sus efectos, en comparación con los 64 que había sido el recuento oficial hasta entonces. Casi un año después de la tormenta, ahora sabemos que el huracán María puede ser uno de los desastres naturales más mortíferos en EE. UU. en un siglo.

¿Entonces por qué el pase para Trump? La presidencia plagada del escándalo de Trump se ha beneficiado de un patrón deliberado de diversión y la profunda disfunción ejecutiva que ha creado en el gobierno federal. Bajo su mandato, el presidente ha dado la impresión de que no es problema de la Casa Blanca coordinarse con las agencias federales y que, por extensión, él no es dueño de los fracasos de sus agencias. Esto no debería ser aceptado.

El alcance de la negligencia de la administración se refleja en un informe publicado por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias -Fema- en julio. Fema dijo que la agencia “tenía miles de trabajadores menos de los que necesitaba” y que muchos de ellos no estaban calificados para enfrentar una catástrofe de esta magnitud.

Una investigación encontró que Fema suministró una tercera parte de las comidas, la mitad de eso en agua y una pequeña fracción de lonas a Puerto Rico de lo que proporcionó a Texas después del huracán Harvey en los primeros nueve días luego de la tormenta. Pasaron varias semanas antes de que Fema y el Departamento de Defensa aumentaran su presencia en la isla, a pesar de que los aeropuertos y puertos se habían reabierto. Las agencias no dirigieron al portaaviones USS Abraham Lincoln y otros barcos a Puerto Rico para ayudar con la respuesta.

Ningún presidente en la historia reciente ha volcado tanto las normas internas del poder Ejecutivo. En asuntos de inmigración, militares y de otro tipo, la administración Trump ha introducido importantes órdenes ejecutivas sin consultar con su gabinete. Los jefes de agencias han sido tomados por sorpresa cuando las políticas que los afectan se ponen en marcha.

Todo esto hace que sea fácil para Trump escapar responsabilidad por los errores de sus agencias. Pero esto no es normal.

La administración de Trump también ha tomado medidas que pueden retrasar la recuperación de Puerto Rico. La solicitud de fondos que la Casa Blanca envió al Congreso en noviembre atrajo rechazo de republicanos y demócratas por ser demasiado baja. La administración no le dio a Puerto Rico más remedio que adoptar una fórmula de financiamiento experimental para reconstruir su infraestructura pública. La fórmula le da a Puerto Rico flexibilidad durante el proceso de reconstrucción, pero requiere que la isla pague por los excesos de costos, lo que la pone en riesgo de recibir costosas facturas en el futuro. Para empeorar las cosas, un juez federal dictaminó el jueves que los puertorriqueños que han estado viviendo en moteles y hoteles en la parte continental como parte de la ayuda temporal de vivienda de Fema después del huracán María tienen que salirse el 14 de septiembre, lo que deja a muchos de ellos sin hogar.

En el futuro, Trump debe garantizar que sus agencias centren la atención y los recursos hacia la recuperación sostenible y resistente de la red eléctrica obsoleta y la restauración de la infraestructura hídrica y el sistema de atención médica para apoyar a la isla en futuros desastres. Si no, depende de nosotros, como compatriotas estadounidenses, obligarlo a hacerlo.

La imagen de Trump arrojando rollos de toallas de papel a una multitud en Puerto Rico, con los brazos arqueados, imitando a un jugador de baloncesto, debería ocupar un lugar destacado en el panteón de los deslizamientos presidenciales.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    BOCA JUNIORS / RIVER PLATE

    Tras un vibrante clásico, la final de la Copa Libertadores sigue abierta para los dos populares conjuntos.

    $titulo

    JAVIER LÓPEZ

    Defensa del Santa Fe. Contra el Junior ajustó su novena expulsión por violencia contra los rivales.