David Santos Gómez
Columnista

David Santos Gómez

Publicado el 26 de junio de 2018

Frivolidad

No resulta casual que el país que ha hecho de la frivolidad un asunto de elogio pase sus horas más oscuras con un presidente de dudosas cualidades éticas. Un gobernante que ha hecho de la mediocridad un valor, de Twitter un canal oficial y del ataque una virtud, no tiene límite por lo bajo. Una semana su enemigo es el congreso demócrata, a la siguiente los medios de comunicación y por último un grupo de niños migrantes que pagan su osadía de pedir refugio con noches heladas en jaulas de animales.

Su esposa, inmigrante también, pero “legalizada” por los recovecos de un sistema que favorece a los que tienen dinero, se asoma de vez en cuando con discursos libreteados y su cara inexpresiva. La semana pasada, en un intento para mostrarse sensible ante la aberración humanitaria, decidió visitar un centro de refugiados en la frontera con México. Y a las gafas y las joyas y los tacones, le agregó un abrigo verde oliva con un mensaje en blanco tan ancho como su espalda que decía “Realmente NO me importa, ¿y a ti?”. Una afrenta sin excusas que fue luego tapada con la infame justificación de que la Primera Dama se refería a los medios de comunicación, no a los inmigrantes. Que fue un desliz inocente. Acostumbrados a la trivialización de las desgracias, y como no podía ser de otra forma, rápidamente una marca de ropa sacó un abrigo con el mensaje contrario: “Realmente me importa”, y estallaron las ventas.

La crítica unánime contra la salvajada que significa separar a las familias generó un paso atrás del Salón Oval. El Presidente decidió “hacer alguna cosa”, desparramar la culpa de su racismo y su xenofobia en leyes anteriores y, por último, reunirse con madres que han perdido sus hijos por delincuentes que entraron a EE.UU. de forma ilegal. “Su separación es permanente”, dijo, para defender los horrores de su política y equiparar de forma acomodada y rastrera dos casos incomparables.

Pero como estamos en épocas de superficialidad, la verdad importa mucho menos que las apariencias. Por eso la Casa Blanca miente con descaro. Porque entiende que las cifras y los datos no importan mientras la algarabía pueda ocultarlos. Porque sabe que hay que insultar y gesticular sin pausa para que se pierdan por igual los pedidos de reflexión y el llanto de miles de bebés enjaulados que de un plumazo han quedado huérfanos..

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    ALBERTO DONADÍO COPELLO

    Ganó el Gran Premio a la Vida y Obra de un Periodista del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

    $titulo

    RETENES DE LADRONES

    En Toledo, Norte antioqueño, una banda se dedicaba al hurto a viajeros en las carreteras de esa región.