Invitado
Columnista

Invitado

Publicado el 06 de septiembre de 2018

Gratitud y mensaje a los empresarios

Por ANTONIO CELIA *
redaccion@elcolombiano.com.co

No me alcanza la vida para agradecer todo lo que me ha dado. He sido un privilegiado y procuro demostrar mi gratitud en cada abrazo, en cada saludo, en todo lo que hago.

Le he puesto disciplina y pasión a mi trabajo, soy un gran curioso y entiendo el liderazgo como saber, convencer y ser creíble y comprometido. El buen trato y la decencia son inamovibles en la categoría de mis valores superiores. Practico en serio la antigua noción filosófica de la empatía, me gusta escuchar y promuevo discusiones amables para llegar a juicios correctos. Por supuesto, que la larga lista de defectos no la divulgo por puro pudor...

En pocas semanas me voy a estudiar y ya me estoy despojando de investiduras y doctorados que no tengo. De asistentes y escoltas, de tarjetas doradas y corbatas elegantes. Seré un ciudadano a plenitud y ya estoy practicando porque debo recobrar mi funcionalidad; sé hacer muy pocas cosas, casi nada, soy un inútil ilustrado, víctima de estos poderes prestados.

En estos cargos, y aunque uno no lo quiera, le hacen todo. ¡Así es! Por eso necesito rescatar la paciencia para hacer filas, la humildad de entrar a un cajero, reaprender a parquear el carro y apretujarme al entrar al estadio Metropolitano.

También quiero compartir con ustedes unas breves reflexiones, ya desde la atalaya de ciudadano y sin la liturgia de los cargos y el poder corporativo. Por cierto, al único cargo al que no pienso renunciar jamás es al más importante que tengo: ¡para que sepan yo soy presidente del consejo superior de un bar! sí, el bar La Cueva, el de Gabo y Cepeda, donde nadie tiene la razón.

Veamos: El país avanza bastante y hoy estamos mucho mejor que hace 10 años y muchísimo mejor que hace 20 años.

La rabia que nos envuelve no nos deja ver bien los avances y se evitan la crítica decente y la autocrítica, por eludir reacciones desmesuradas. En la polarización, las voces moderadas pierden importancia y eso no es bueno. Las élites intelectuales, que no deben confundirse con las élites económicas y el poder gremial, deben rescatar el poder de las voces educadas y moderadas buscando unirlas para tener mayor impacto en el debate de ideas.

De otra parte, he visto con interés y entusiasmo que varios gremios y empresarios han propuesto al nuevo gobierno una serie de acciones para suscribir un acuerdo nacional buscando el bienestar de todos.

Celebro que el sector privado se ocupe de estos temas y estoy convencido de que los pactos serios, simples y logrables son indispensables en las democracias modernas.

Es importante trabajar para disminuir las desigualdades, sin dejar de avanzar, y esto solo se logra con impuestos progresivos y gasto social eficiente.

Por eso les propongo a empresarios y partidos políticos que hagan un pacto para que la nueva (enésima) reforma tributaria dure al menos 8 años. Esto implicará, además, de estudios juiciosos y ampliar las bases (porque cuando más gente paga impuestos la gobernabilidad mejora), renunciar a privilegios y prebendas a cambio de estabilidad. Les dejo, amigas y amigos, esta primera inquietud.

Como importa mucho ofrecer igualdad de oportunidades. Mi segunda sugerencia es pedir a los empresarios que le apuesten en serio a ofrecer educación de calidad para todos. Es la educación la que nos debe hacer libres y no el apellido ni la plata. Auspiciar programas probados como los de EXE, Promigas, Fundación Luker, Escuela Nueva y otras, sería de enorme utilidad. Patrocinar observatorios, hacer que los medios de comunicación hagan difusión pertinente y crítica de temas de educación sería un gran ejemplo de ilustrada y moderna filantropía. Hacer pactos como ya lo hicimos en Barranquilla es clave para cumplir la meta que se puso el gobierno de ser la nación más educada de Latam en 2025.

Y no es cuestión de star-ups ni conectividad ni tablets, es cuestión de saber leer y de entender lo que leemos. Es que, a pesar de los avances en Colombia cerca del 50 % de los niños que cursan la educación escolar no comprende la información explícita de un texto y el 70 % no lo puede entender en profundidad.

Reducir desigualdades y mejorar la educación son imperativos categóricos de los empresarios de buena índole. No me alcanzó el tiempo para hablar de la necesidad urgente de hacer al Estado más efectivo. De mencionar también la preocupación que tengo por los vientos proteccionistas que soplan. Y en la agenda energética dos asuntos: Hay que mejorar la regulación y discutir en serio el impuesto al carbono.

Amigos de Naturgas; mil y mil gracias por permitirme hablar, por oírme, pero sobre todo, por tener la ocasión de mostrar mi infinita gratitud a tantos amigos queridos.

*Apartes de su discurso de despedida de Naturgas.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    JUAN FERNANDO QUINTERO

    El talentoso futbolista colombiano fue elegido como una de las revelaciones del Mundial de Rusia 2018.

    $titulo

    CILIA FLORES

    Esposa de Nicolás Maduro. Incluida en la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.