Juan Camilo Quintero
Columnista

Juan Camilo Quintero

Publicado el 08 de mayo de 2018

¿HASTA CUÁNDO MÁS MENORES ABUSADOS?

La semana pasada tuvieron lugar dos hechos que enlutan al país, y que deberían generar una reflexión profunda, que nos lleve a desentrañar los mecanismos de esa violencia que nos acecha y que hoy toca sin distingos todas las edades y regiones del país. En el primero de los casos una niña de tres años, que era cuidada en una guardería clandestina, fue llevada a un hospital, al parecer por un desconocido, la niña que, al momento de escribir este artículo se debatía entre la vida y la muerte, fue violada y golpeada. El otro caso, también involucra a una menor de tres años, el padrastro no toleró el llanto de la niña y la mató a golpes. Estos casos se suman a cientos que ocurren en nuestro país a diario.

Toda violencia se sustenta en la irracionalidad, es la consecuencia al rechazo de unas reglas mínimas que nos ayudan a dirimir las diferencias de manera civilizada, y como tal, en ningún evento debe ser tolerada o justificada. Sin embargo, estos actos atroces cometidos contra nuestros niños y niñas, siempre con sevicia y maldad, parecen ir más allá de lo que cualquier sociedad en sus cabales, puede y debe tolerar. Dicho de otra forma, estos casos se convierten en un espejo atroz que nos revela perfiles insospechados de esa violencia machista y retrógrada que ha marcado momentos fatídicos en nuestra sociedad.

Hace poco fue Yuliana Samboní, caso que por la procedencia de su violador y asesino tuvo gran despliegue mediático y conmovió al país; pero antes habían sido cientos de casos anónimos, muchos de ellos sin que sus responsables fueran encarcelados; hoy son estas dos niñas; y si no hacemos algo, mañana podrán incluso ser nuestros hijos quienes se encuentren en su camino con algún monstruo de esos que andan impunes por algunas de las calles de Colombia.

Estos dos nuevos casos deben prender nuestras alarmas, llamarnos a una movilización que, como dije al comienzo, nos hagan reflexionar, pero también que impliquen acciones concretas contras estos animales que abusan de los niños. Es cierto que estos monstruos no son exclusivos de nuestro país y que aún en las sociedades más “avanzadas” hay casos aterradores. Pero también lo es que la impunidad o la falta de castigos ejemplarizantes que acompaña lo que pasa por estos lados, es indignante, y a la postre puede estar ayudando a que quienes así actúan no tengan temor de hacerlo.

Al rechazo en redes sociales, a la movilización social, a la educación de las comunidades en riesgo, en fin, a la inversión social integral, debemos sumarle una justicia más efectiva que envíe el mensaje de que quien cometa estos hechos será capturado y juzgado bajo las más severas leyes.

Considero que la castración química e inclusive penas superiores a las hoy consagradas en el Código Penal deben ser puestas en marcha, o ¿será que se necesitan más casos de abuso de niños y niñas perdiendo su ingenuidad de manera atroz para que nuestros congresistas caigan en la cuenta de que este tema no da más espera?.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    IDA VITALE

    Poetisa uruguaya. Ganó el Premio Cervantes, uno de los galardones más importantes de las artes en español.

    $titulo

    UN AÑO SIN EL ARA SAN JUAN

    Un año perdido en las profundidades del Océano Atlántico ajustó el submarino argentino ARA San Juan.