Ángela Marulanda
Columnista

Ángela Marulanda

Publicado el 26 de septiembre de 2016

Hay que estudiar para saber y servir

Parece que la educación ha dejado de ser un fin para convertirse en un medio para fines más halagadores. Es decir, la educación académica tiene como principal propósito lograr que los hijos estén preparados para pasar unos exámenes, aprender una profesión y tener empleo bien remunerado, que les garantice buenos ingresos. Lo grave es que si se concibe en esta forma, como tan a menudo se hace, los padres viven recordándole a sus hijos lo importante que es tener buenas calificaciones y presionándolos para que se destaquen en el colegio.

En mi concepto, la confusión sobre lo que es deber de los padres y lo que es deber de los hijos en lo que a su escolaridad se refiere, se genera porque la capacitación académica ha dejado de ser un fin para convertirse en un medio para fines más halagadores. En efecto, la educación ha pasado a ser en un medio para que ellos se preparen para ser personas útiles y productivas, que tengan un trabajo bien remunerado y así puedan gozar de toda suerte de privilegios.

Sin embargo, al centrarnos en que los hijos se instruyan con el único propósito de “tener todo”, estamos empujándolos a que se conviertan en personas para quienes su éxito laboral es su razón de vivir, porque su valor personal está centrado en su prestigio económico y social.

A decir verdad, lo importante en la vida es mucho más que tener una profesión lucrativa. La educación hace posible que los hijos pueden ver que la vida tiene mucho que ofrecerles... y mucho que exigirles; que tengan una perspectiva desde la cual vean el infinito número de posibilidades que tienen gracias a lo que aprendieron en el colegio; que entiendan que ellos serán el resultado de lo que han contribuido y no solo de lo que han ganado. Y que gracias a la educación que tuvieron pueden alcanzar un nivel de desempeño y una conciencia de servicio al prójimo que les permita contribuir a dejar el mundo mejor de lo que lo encontraron.

Cuando los padres conciben la educación como un fin para hacer de sus hijos mejores personas, se centrarán en motivarlos a estudiar para gozar de las maravillas del saber y tener la grandiosa oportunidad de servir y la profunda satisfacción de dar lo mejor de sí mismos a su familia y a la sociedad.

Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Otros Columnistas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 1

    Aplausos y pitos

    $titulo

    EL MINUTO DE DIOS

    Cumple 60 años esta pequeña reflexión diaria en la televisión. Además tiene la fundación que ayuda a muchos.

    $titulo

    CRISTIAN DÁJOME

    Jugador del Nacional, fue sorprendido manejando embriagado. Su licencia fue retenida y podría ser multado.